LEY 1/2001, de 15 de marzo, de mediación familiar de Cataluña. (Corrección de errata en el DOGC núm. 3548, pág. 276, de 8.1.2002).

Sección:Disposiciones Generales
Rango de Ley:Ley
 
CONTENIDO
PRESIDENCIA
DE LA GE NERA LIDA D
LEY
1/2001, de 15 de m arzo, d e mediación familiar
de Catalu ña.
EL PR ESID ENT E
DE L A GE NER ALID AD DE C ATALU ÑA
Sea n otorio a todo s los ciudad anos qu e el
Parlamento de Cataluña ha aprobado y yo, en
nom bre d el Rey y d e acue rdo co n lo qu e esta -
blece el art ículo 33.2 d el E statu to d e au tono mía
de C atalu ña, pr omulgo la siguien te
LE Y
Preámbulo
La p resen te L ey da respu esta al art ículo 79.2
y a la d isposición final t ercer a de la Ley 9/1998,
de 15 d e julio, d el Có digo d e familia , y regu la la
med iación fa miliar de a cuerd o con las base s es-
tab lecidas p or la m encio nada disposició n final
y de a cuerdo con los pr incipios ge nerale s que
infor man la institu ción de la med iación.
La m ediación , en gen eral, com o instit ución
comp leja, en la me dida en qu e com por ta la p re-
sencia y la inte rven ción d e una ter cera perso na,
es de aplicación a difer ente s ámbit os y consis-
te e n un m éto do d e re solución de co nflicto s que
se car acter iza po r la in ter vención de u na t erce ra
per sona imp arcial y exp erta, se a a iniciat iva
pro pia de la s parte s, sea a ind icación de una
aut orida d judicia l, que tiene como o bjet o ayu-
dar a las par tes y facilita rles la ob tenció n por
ellas m ismas de un acu erdo satisfact orio.
La m ediación familiar, y con cretam ente la
mod alidad e ncamina da a la so lución e xtraju-
dicial d e los con flictos m atrim onia les, apa reció
en lo s Esta dos U nid os de Am érica. E n la segun -
da m itad d e los a ños set ent a bue na p art e de lo s
esta dos de la U nión ya disp onía n de se rvicios d e
med iación vin culado s a los tr ibuna les.
Ha y que b uscar la causa d eter minan te de la
exte nsión rá pida de la media ción familia r en
aquel país en el aumento espectacular del nú-
mer o de divo rcios, con e l increme nto con si-
guien te de la litigiosida d matr imonia l y de los
coste s proce sales.
Est as misma s circun stan cias, qu e se p rod ucen
cada vez más e n mu chos o tro s países d esar rolla -
dos, h an pr ovoca do la implan tació n gen eraliza -
da d e la me diació n fam iliar, sujet a, na tur almen -
te, a diferen tes cara cteríst icas y matiza ciones,
per o en t odas p art es con la misma finalida d: la
solució n extr ajud icial de la con flictividad mat ri-
mon ial.
A p arte de la m ediació n como medio de so-
lución de lo s conflicto s mat rimo niale s, la pr esen -
te L ey da u na re spuest a cohe rent e a la in stitu-
ciona lización re ciente q ue han alcanzad o las
unio nes esta bles en e l seno de l derech o civil
cata lán, a p artir de la L ey 10/1998, de 15 de ju-
lio, de union es est ables d e pa reja . Ésta ha co m-
por tad o el re cono cimien to d e de rech os y obliga -
cione s entr e los co nvivien tes, los cu ales p ued en
exigirlo s ante los trib unale s.
La mediación regulada por la presente Ley
pue de llegar a ser, po r lo tan to, un instru men-
to vá lido pa ra r edu cir ta mbién par te d e la n ueva
conflict ividad ju dicial qu e se pu eda d erivar de
la ap licación de la Ley de union es estab les de
par eja, y ta mbién p ara t raslad ar a e ste ám bito
los efe ctos ben eficiosos qu e se der ivan de la
aut ocomp osición de co nflicto s que la med iación
comporta .
Cab e decir que , si inicialme nte la med iación
se dir igía prin cipalm ente a la r econcilia ción d e
la pa reja, act ualmen te se o rienta más hacia el
logro de los acu erdo s necesar ios par a la regu -
lación de la ru ptura , como so n los rela tivos al
ejer cicio de la pot estad , la cust odia de los h ijos,
el ré gimen d e visitas, los a liment os y, si proce -
de, la atrib ución de la vivie nda familiar, la pen -
sión co mpen sato ria o los otr os asp ectos q ue, d e
acue rdo con la le gislación aplica ble y la s circun s-
tan cias del ca so, corr espon da re gular.
En Eur opa , la me diació n familia r ha sido u na
solució n eficaz d e los co nflicto s familia res, ta nto
desd e el pu nto d e vista d e la pr evenció n como
de la resolució n de é stos, ap licada p or los p aí-
ses de la Unió n Eur opea má s avanzad os en
polít icas sociale s.
Muy r ecient eme nte, e l Comit é de Ministr os
del C onsejo de E urop a, que ya ha bía imp ulsa-
do, a ños at rás, en el ámb ito d e la fam ilia, solu-
cione s alter nat ivas a la vía judicia l, en la R eco -
men dación n úm. R ( 98) I, de 21 d e ener o de
1998, sobr e la me diació n fam iliar, insta a los go -
bier nos de los est ados m iemb ros a in stitu irla o,
en su caso, a vigo rizar la que ya tiene n.
Dicha Recomendación contiene una exten-
sa exp osición d e mo tivos e n la cua l se for mulan
una serie d e prin cipios so bre la med iación q ue
han sido deb idame nte r ecogido s en la p resen-
te L ey. Hay q ue d esta car la ate nción especia l que
ha d e ten er la per sona media dor a en la cuest ión
de sa ber si se h a pro ducido violencia entre las
par tes o si e s posible que se prod uzca en el fu-
tur o.
La L ey del divo rcio de 1981 co nstituye el
prim er re fere nte le gal en Espa ña q ue facu lta a
las pa rtes p ara p acta r los efe ctos de su ru ptur a
y esta blecer e l conven io regula dor d e la sepa -
ració n o divo rcio, sin de rivar la solución hacia
la vía a rbitra l o judicia l. Ade más, en e l proce -
dimie nto q ue se t ramit a de co mún a cuer do, se
pre vé la po sibilidad de qu e inte rvenga un solo
abo gado o abo gada , cuya int erve nción , en int e-
rés d e amb as par tes, le re viste de un cier to ca-
rácter de componedor.
En Catalu ña y el P aís Vasco, la sit uación e s
difer ente . En esta ú ltima comun idad funcion a,
desd e hace uno s año s, un ser vicio de med iación
familia r subve nciona do p or el G obie rno autó -
nom o con la par ticipa ción d e los ser vicios socia -
les loca les.
En Cata luña , los equ ipos p sicosocia les, inte -
grad os por p sicólogos y t rabaja dores so ciales,
adscr itos a lo s juzgad os de familia con la función
de a sesor ar a la aut orid ad ju dicial, e specia lmen te
en la toma d e decision es relat ivas a los hijo s
men ore s de ed ad, h an a mplia do e sta fu nción con
el ase soramie nto a las par tes en litigio, que si-
guen tenie ndo, de confor midad con el C ódigo
de fa milia vigent e, la facult ad de r egular, de
comú n acue rdo , los efect os de la sepa ració n, el
divor cio o la n ulidad de su m atrim onio.
De esta fo rma, h a surgid o de la prá ctica y la
expe riencia a cumulad a dur ante u nos año s de
aseso ramien to en la dob le vertie nte a la aut o-
rida d judicial y a las person as litigant es, un
mod elo de med iación fa miliar que se aplica en
Cat aluña con un result ado p ositivo.
La p resen te Ley r ecoge y ca naliza t odas e s-
tas e xperien cias con la finalidad de instit ucio-
naliza r, pote nciar y exten der a tod a Ca talu ña la
med iación fam iliar, que encaja p erfect ament e
en n uestro orden amient o jurídico porqu e la
med iación familiar devu elve a las pa rte s el po der
de d ecisión para reso lver la crisis de l mat rimo nio
o de la unió n est able de p areja , o las d esave nen-
cias de l pad re y la m adr e en rela ción co n los h ijos
comu nes m enor es de eda d o d iscapa citad os y los
otr os conflict os familia res qu e pr evé la L ey en
mat eria d e alim ent os y de t ute la, en concor dan -
cia con el princip io de a uton omía d e la volun -
tad , uno de los prin cipios gene rales q ue info r-
man el der echo civil de C atalu ña, y fa vore ce las
solucio nes p acta das, en la líne a de l pact ismo, q ue
const ituye o tra nota cara cteríst ica de la me nta-
lidad y de la con cepción ju rídica de l pueblo
cata lán.
Con esto s objet ivos, la L ey re gula lo s aspe ctos
juríd icos fun dame nta les de la me diació n fam iliar
y crea el Cen tro de Me diació n Fam iliar de Ca-
talu ña, qu e asu me la resp onsab ilidad de fo men-
tar y organ izar el ser vicio púb lico de e sta act i-
vidad , sin el pr opó sito de aba rcar la med iación
que se pue da p rod ucir a l mar gen de su int erve n-
ción, co n plen o re spet o a la vo lunt ad de los ciu-
dad anos y a las iniciat ivas priva das q ue ya h an
nacid o en fo rma asocia tiva y ha n alca nzad o un a
expe riencia t eórica y p ráctica en el ám bito d e
la me diación. R egula t ambié n la inte rvenció n
de lo s colegios p rofe sionale s afect ado s, y les da
una s tarea s import antes e n los ámb itos de la
form ación y la ca pacita ción de la per sona m e-
diad ora m edia nte la posib ilidad d e cre ación de
servicio s de me diació n fam iliares d epe ndie ntes
de lo s mismos co legios p rofesio nale s, así como
deo ntoló gicas y sancio nado ras.
La p resen te L ey se est ruct ura e n cinco capí-
tulo s.
El ca pítulo I estab lece las disp osiciones ge -
nerales que deben regir la actuación del Centro
de M ediació n Fa miliar de Ca talu ña y d e los ser-
vicios de med iación fa miliar dep end ient es de lo s
colegio s profe sionale s o de e stos m ismos cole -
gios pr ofesio nales: la s funcio nes q ue de ben cum-
plir; los á mbit os de a plicació n de la med iación;
las pe rsonas le gitimad as; la titula ción y la fo r-
mació n de la s per sonas m edia dora s, resp ecto a
las cua les la pre sente L ey opt a por e l modelo
simple o unip erso nal; la n atu rale za de los acue r-
dos, p rioriza ndo el int erés su per ior de los hijo s,
y los re quisito s de a cceso a la grat uidad del se r-
vicio.
El ca pítulo II e stá d edica do a la regu lación de
las car acteríst icas de la m ediació n familiar : la
volun tarie dad , la con fidencia lidad , la imp arcia-
lidad y el aseso ramie nto t écnico d e que debe n
dispo ner la s per sonas m edia dora s. Las d os pr i-
mer as car acter ísticas ga ran tizan , resp ectiva men-
te, la libert ad y la in timida d de la s part es, y las
otr as dos ga rant izan la calidad del ser vicio. Fi-
nalm ente , el car ácter per sonalísim o de la insti-
tució n mant iene la co heren cia con e l aludido
ret orno a las par tes del p oder de alcan zar por
ellas m ismas la so lución d el conflict o.
El ca pítulo III regula el de sarro llo de la me-
diació n y esta blece una tra mitació n mu y simple ,
que perm ite lim itar su dur ación y e vitar que se
pue da ut ilizar co mo u n meca nismo dilato rio d e
la sep aració n y el divo rcio.
4380 DISPOSICIONES D OGC 3355 – 26.3.2001
Dia ri Oficia l de la G ener alitat d e Cat alunya N úm. 3355 – 26.3.2001 4381
El ca pítulo IV cr ea los r egistr os de p erso nas
med iador as, qu e son las ún icas qu e pue den ejer-
cer la función de m edia ción r egulad a po r la p re-
sent e Ley.
El ca pítulo V est ablece el ré gimen sancion a-
dor.
La L ey conclu ye con dos disp osicion es fina-
les: una , por lo qu e re spect a a la hab ilitació n par a
el despliegue reglamentario que corresponda,
y la ot ra, sob re su e ntra da en vigor.
CAPÍ TULO I
Disp osiciones gen erales
Ar tículo 1
Objeto
1. La p resen te Le y tiene por objet o regu lar
la me diación familia r como med ida de apo yo a
la fam ilia y como mét odo de re solució n de co n-
flictos e n los sup uesto s que r ecoge la p resen te
Ley, par a evit ar la a per tura de pr oced imient os
judicia les de ca ráct er con ten cioso y po ner fin a
los ya in iciados o redu cir su alca nce.
2. Los co legios p rofesio nale s que incor pora n
a las p erson as qu e lleva n a ca bo me diacio nes e n
el ám bito d e la p resen te L ey pue den organ izar
sus ser vicios de m ediació n familia r.
Ar tículo 2
Organización
1. Se cre a el Ce ntro de Me diación Familia r
de C atalu ña, en tidad sin per sona lidad ju rídica
pro pia, adscr ita al D epart amen to de J usticia,
que tiene por objet o pr omo ver y ad minist rar la
med iación r egula da po r la p resen te L ey y faci-
litar que se pued a acced er a la misma.
2. El C entr o de Me diación Familia r de C a-
talu ña es e l enca rgado de d esignar a la p erso na
med iador a en la s media ciones q ue se so licitan
a inst ancias de la auto ridad ju dicial o de las
personas interesadas.
3. Las p erson as int eresa das t amb ién se p ue-
den dirigir a los ser vicios de media ción fa miliar
de los colegios profesionales que incorporan a
los pr ofesion ales q ue lle van a cabo m edia cione s
en e l ámbit o de la prese nte L ey.
4. Los co legios pr ofesio nale s rea lizan fun cio-
nes d e form ación , capacit ación de las p erso nas
med iador as, así co mo u na fu nción d eon toló gica
y disciplin aria respe cto a los cole giado s que ejer-
cen la media ción.
5. Los co legios p rofe siona les de ben colab orar
en e l fomen to de la med iación r egulada por la
pre sente Ley.
Ar tículo 3
Funcio nes del Cen tro de M ediación Familiar d e
Cataluña
Par a cump lir su o bjeto , el Ce ntro de M edia-
ción F amiliar de C atalu ña e jerce la s siguien tes
funcio nes:
a) F oment ar y difun dir la me diación e n el
ámb ito fam iliar e stab lecida p or la pre sente Ley.
b) E stud iar las t écnica s de me diación fami-
liar.
c) G estio nar e l Re gistro gene ral de per sona s
mediadoras.
d) H omo logar, a efecto s de la inscripció n de
las pe rson as med iado ras e n los co rre spon dien tes
regist ros, los e stud ios, los cur sos y la fo rma ción
espe cífica en m ater ia de m ediació n.
e) D esignar, si p rocede , a pro puesta de los
servicio s de me diació n familia r de lo s diver sos
colegio s profe siona les, a la p erso na me diad ora
cuando no lo hacen las partes.
f) H acer e l seguimie nto d e las me diacion es
y arb itrar la solución de las cu estion es orga ni-
zativa s que se suscita n en rela ción co n el p roce so
de m ediació n y no fo rman par te de l objet o so-
met ido a m ediació n.
g) E labor ar p rop uesta s y emit ir los in forme s
sobr e el pr oceso de me diació n que , en r elació n
con su s funcio nes, le se an p edid os po r la p erso na
titu lar de l Dep arta ment o.
h) Elaborar una memoria anual de las acti-
vidad es llevad as a cab o por el Cen tro.
i) R emitir al cole gio pro fesion al corr espo n-
dien te las q ueja s o las de nun cias qu e se pr esen -
ten como co nsecu encia de la s actua cione s de la s
per sonas m ediado ras inscr itas en sus regist ros
y hace r su segu imient o.
Ar tículo 4
Funcio nes de los co legios prof esionales
Son fu nciones d e los cole gios profe sionale s
que integra n a los pr ofesiona les que lle van a
cabo mediacio nes en e l ámbit o de la p resen te
Ley:
1. Llevar el R egistro de pe rsona s med iado-
ras q ue est én colegia das, de clarar su capa cita-
ción y co munica r las alt as y baja s al Cen tro de
Med iación F amiliar de Ca taluñ a.
2. Prop oner al Cen tro de Media ción Fa mi-
liar de Cataluña la persona mediadora cuando
las pa rtes se dirijan al colegio profe sional.
3. Com unicar al Cen tro d e Med iación F a-
miliar de Cata luña las m edidas a doptad as
como consecu encia d e los exp edien tes disci-
plina rios qu e haya n sido in coad os a pe rsona s
mediador as.
4. Hace r el se guimien to de las med iacion es
llevad as a cab o por los colegia dos.
5. Pro gramar y llevar a ca bo la for mación
espe cífica en e l ámbit o de la media ción.
6. Cola borar con el Ce ntro d e Media ción
Fam iliar de Cat aluñ a en el fom ento y la difu sión
de la media ción.
7. Estu diar la s técnica s de med iación fa mi-
liar.
8. Elab ora r pr opue stas y e mitir los infor mes
sobr e el pr oceso de me diació n que , en r elació n
con su s funcione s, le sean so licitados p or el
Cen tro d e Med iación F amiliar de Ca taluñ a.
9. Re mitir a l Cen tro d e Me diación Fam iliar
de C atalu ña u na m emor ia an ual d e las act ivida-
des d el colegio p rofesion al en e l ámbito de la
mediación.
Ar tículo 5
Person as legitimadas y ámbito de la med iación
1. Está n legit imad as pa ra inst ar la med iación
familia r que regu la la p resen te L ey las p erso nas
unid as por vín culo ma trimon ial o que forma n
una unión esta ble d e pa reja y las que , sin for mar
una unión esta ble d e par eja, t ienen hijos co mu-
nes, p ara la solución d e conflict os en la s situa-
cione s que se indican :
Prim ero. P erso nas un idas p or el vín culo m a-
trimonial:
a) E n las crisis d e convive ncia surgid as an-
tes d e la inicia ción d e cua lquie r pr oceso ju dicial,
par a llegar a los a cuerd os ne cesario s y par a ca-
naliza r y simplifica r el co nflicto p or la vía judi-
cial de l comú n acue rdo , cuan do la s par tes ya han
decid ido ro mper la convive ncia.
b) E n la ela boració n de lo s acuerd os nece -
sario s para el logro d el conve nio re gulado r de
la sep aració n o el d ivorcio co nten ciosos.
c) E n el esta blecimien to de las medid as en
ejecu ción de las sen ten cias de n ulida d de matr i-
mon io civil.
d) E n el cu mplimie nto de las se nten cias re-
caída s en los pr ocedimie ntos de separ ación y
divor cio de m atrim onio.
e) E n la modifica ción d e las m edid as est able-
cidas p or re solució n jud icial firme , por razó n de
circun stancia s sobre venida s.
Segun do. Per sonas qu e forma n una u nión
esta ble de par eja, re gulad a por la Le y 10/1998,
de 15 d e julio, d e unio nes est ables d e par eja:
a) E n las crisis d e convive ncia surgid as an-
tes d e la inicia ción d e cua lquie r pr oceso ju dicial,
par a cana lizar d e mut uo a cuer do los e fecto s de
la ru ptur a de la unión y, en su caso, sim plificar
el con flicto.
b) E n las cu estio nes qu e ha cen re feren cia a
los hijo s comun es men ores d e eda d o discap a-
citad os, tan to e n el cur so de la con vivencia, co n
mot ivo de la rupt ura o despu és de é sta.
c) E n el esta blecimien to de las medid as en
ejecu ción de las sen tencia s rela tivas al p ago d e
comp ensacio nes e conó micas o de pe nsion es pe -
riód icas.
d) E n la m odificació n de la s medid as apr o-
bad as por r esolució n judicial fir me, po r razón
de cir cunsta ncias sob reven idas.
Tercer o. Pe rson as no in cluida s en los a par ta-
dos p rimero y segundo , en las cu estione s que
surge n en e l ejer cicio de la pote stad respe cto a
los hijo s comun es.
2. Tambié n pu ede so licitar la med iación re-
gulad a por la presen te Le y cualquie r perso na
que tenga un con flicto po r razón de alim ento s
ent re pa rient es o de institu ciones t utela res.
3. Fue ra de los casos fija dos po r los ap arta -
dos 1 y 2, la s person as inter esada s en solicita r
los ser vicios de u na p erson a me diad ora se pue -
den dirigir a los re gistros d e los co legios pr ofe-
siona les, pe ro n o es de aplica ción la pre sent e Le y
a la m ediación que se lleve a ca bo, exce pto e n
el cap ítulo V p or lo qu e resp ecta a la perso na
mediadora.
Ar tículo 6
Natu raleza de lo s acuerdos
1. Las cu estion es qu e se p uede n som ete r a la
med iación fa miliar, en el ma rco d e las situ acio-
nes d etalla das en el ar tículo 5 y, en co nsecue n-
cia, los a cuerd os que se ado pten , se han de re-
ferir siempre a mate rias de d erecho privado
dispo sitivo susce ptib les de se r pla ntea das ju di-
cialmente.
2. Los a cuerd os qu e se a dopt an, si h ay hijos,
han de d ar pr iorid ad a l inte rés su per ior y a l bien-
esta r de lo s hijos y, por consigu iente , esta blece r
las solu ciones má s aprop iadas pa ra tod os los
aspe ctos re ferid os a la vid a y al d esarr ollo d e la
per sonalid ad de los hijos.
3. En caso de q ue no haya h ijos comu nes o
de q ue sean mayor es de ed ad o e mancipa dos,
se ha de da r prio ridad al inte rés de l cónyuge o
del m iembro de la pa reja má s necesita do, en
ate nción a crite rios d e ed ad, d e situ ación labo ral,
de sa lud física y psíq uica y de d uración de la
convive ncia, de co nform idad, en todos lo s ca-
sos, con lo que esta blecen el Có digo de familia
y la Le y 10/1998, de 15 de julio, de union es es-
tab les de p areja .
Ar tículo 7
El m ediado r o med iadora
1. El m ediado r o med iadora debe se r una
per sona que e jerza de a boga do, d e psicólo go, de
Dia ri Oficia l de la G ener alitat d e Cat alunya N úm. 3355 – 26.3.20014382
tra bajad or so cial, de educa dor social o de pe da-
gogo y q ue esté colegiad a en el co legio pr ofe-
siona l respe ctivo.
2. La co ndición de m edia dor o med iado ra h a
de se r decla rad a de a cuer do con la exp erien cia
pro fesiona l y la for mación espe cífica que se es-
tab lezcan p or re glamen to.
Ar tículo 8
Req uisitos prev ios
1. Las p arte s que se some ten a la me diació n
familia r debe n acept ar las disp osiciones y la
tra mitación estable cidas por la prese nte L ey.
Tambié n de ben a cept ar las t arifa s de la m edia -
ción, la s cuales ha n de ser facilitad as ante s de
iniciar la, salvo q ue goce n del d erech o a la gr a-
tuid ad qu e esta blece e l artícu lo 9.1.
2. La m ediació n se p uede conve nir an tes d e
la inicia ción de la s actuacio nes jud iciales o en
el cur so de la s misma s, per o en e ste ú ltimo ca so
deben haber quedado en suspenso a petición de
una de las pa rtes, ace ptada por la o tra, o d e
ambas partes de común acuerdo.
3. Las p art es pu ede n de signar de comú n acu er-
do a la per sona med iador a en tre las inscrit as en
el R egistro G ener al del C entro de Med iación
Fam iliar de Cat aluña o en los regist ros d e cole -
gios pr ofesio nales. D e o tro mod o, de ben acep tar
la que sea designada por el Centro.
4. Ha d e hab er tra nscurrid o un añ o, como
mínim o, desde que se h aya da do por acabad a
una anter ior me diación so bre u n mismo obje-
to o que é sta hu biera sido inte ntad a sin acu er-
do, a fin de que pueda haber una nueva media-
ción, sa lvo que el Ce ntr o de Media ción F amilia r
de C atalu ña apr ecie circu nstan cias sobr eveni-
das q ue aco nseje n ant es un a nue va me diación ,
en e special, p ara evita r un grave p erju icio de los
hijos, si so n men ores o discapa citado s.
Ar tículo 9
Sup uestos de gratu idad de la m ediación
1. La me diació n es gr atu ita pa ra la s per sona s
que son ben eficiaria s del de recho a la asiste n-
cia jur ídica grat uita o q ue po drían se rlo pu es-
to q ue reú nen las co ndicione s necesa rias y la
Com isión de Asist encia Juríd ica G rat uita a sí se
lo re conozca .
2. La gr atuid ad de la me diación se at ribuye
individ ualme nte , según la cap acidad econ ómica
de ca da pa rte.
3. La pa rte que no goza del d ere cho a la gra-
tuid ad de be a bona r la mit ad d el coste de la ac-
tivida d.
Ar tículo 10
A lcance de la m ediación
La m ediació n par cial se limit a a tr atar algu-
nas d e las ma ter ias rela tivas a la custo dia d e los
hijos, a l ejercicio de la p otest ad de l padr e y de
la ma dre, al r égimen de visita s, al uso d e la vi-
viend a familiar o a las eco nómicas. Si a barca
tod as las ma ter ias men ciona das se t rat a de me-
diació n tot al.
CAPÍ TULO II
Características de la m ediación familiar
Ar tículo 11
Volun tariedad
1. La me diación familiar e stá basa da en el
prin cipio de vo luntar iedad, se gún el cua l las
par tes no solam ent e son lib res d e aco gerse o no
a la m ediació n, sino tam bién d e de sistir e n cual-
quier momento.
2. La p erson a me diad ora tamb ién p ued e dar
por acab ada la med iación en e l mom ent o en q ue
apr ecie fa lta d e colab ora ción e n un a de las pa rte s
o no respe to de las cond iciones e stable cidas, y
también la puede dar por acabada si el proce-
so se vu elve inú til pa ra la fin alida d per seguid a,
consid eran do la s cuestio nes so met idas a la me-
diació n. Esta decisión se traslad a al servicio
corr espond iente del cole gio pro fesional a que
per tenece la per sona m ediad ora, e l cual, en e l
plazo de un mes, r atifica e l acab amien to o pide
al Ce ntro d e Med iación Fa miliar de Cata luña
una nueva designa ción.
Ar tículo 12
Imparcialidad
1. La p erson a me diad ora t iene el de ber de la
impa rcialida d y, en con secue ncia, ha de a yudar
a los p articip ante s a alca nzar lo s acuer dos p er-
tine nte s sin impo ner ningu na so lución ni me dida
concr eta n i toma r par te.
2. Si en u n mom ento det ermin ado hay con -
flicto d e inte reses e ntre las par tes y la p erson a
med iador a, o algún vínculo d e par ente sco por
consa nguinid ad o a finidad hast a el cua rto gr a-
do, a mistad íntima o ene mistad manifie sta e n-
tre la per sona media dor a y una de la s par tes, la
per sona med iador a de be d eclina r la d esigna ción.
En caso de duda , la per sona m edia dora pued e
solicita r un in forme a su cole gio pro fesiona l.
3. E n caso de que se produzca alguno de los
supu estos est ablecido s por el a parta do 2 y la
per sona m edia dor a no h aya d eclinad o la d esig-
nació n, la pa rte pue de, en el pla zo de cin co día s
desd e que tien e con ocimie nto d e la d esigna ción
de la persona mediadora, recusar su nombra-
mien to me dian te escr ito m otivad o do nde h aga
const ar las ca usas de la recusa ción. E ste escr i-
to se ha de pre senta r ant e el C entr o de M edia -
ción F amiliar de Ca taluñ a.
Ar tículo 13
Confidencialid ad
1. En la med ida e n qu e en e l curso de la m e-
diació n se pu ede reve lar info rma ción co nfiden -
cial, la p ersona media dora y la s parte s han d e
man tene r el d eber de co nfiden cialida d en rela-
ción co n la infor mación que se t rate . En cum -
plimie nto de este d eber, las p arte s se comp ro-
met en a ma ntene r el secre to y, por lo t anto,
renuncian a proponer la persona mediadora
como testigo en a lgún p roce dimien to q ue a fecte
al ob jeto de la med iación; ta mbién la person a
med iador a de be r enu nciar a actu ar co mo p erito
en lo s mismos ca sos.
2. Las a ctas que se elabo ran a lo largo de l
pro ceso d e med iación tien en ca ráct er r eser vado.
3. No e stá suje ta a l deb er d e con fiden cialidad
esta blecido por lo s apar tado s 1 y 2 la infor ma-
ción obtenida en el curso de la mediación que:
a) N o es pe rson alizad a y se ut iliza pa ra fina -
lidad es de fo rmació n o inve stigación .
b) Comporta una amenaza para la vida o la
inte gridad física o psíq uica de una p erson a.
4. E n cualquier caso, la persona mediadora
está obligad a a in form ar a la s aut orida des co m-
pet ente s de lo s dat os qu e pu edan reve lar la exis-
ten cia de u na a mena za pa ra la vida o la inte gri-
dad física o psíq uica d e un a pe rsona o de hech os
delict ivos per seguible s de oficio .
Ar tículo 14
A poyo a la persona m ediado ra
Las p ersona s mediad oras pu eden so licitar
apo yo o ase sora mien to al C ent ro d e Med iación
Fam iliar de Cat aluñ a, en los casos o las situ acio-
nes q ue r equie ren cono cimien tos e specia lizado s.
Ar tículo 15
Carácter perso nalísimo
Las p artes y la person a media dora d eben
asistir perso nalm ent e a las r eun ione s de me dia-
ción sin que se pue dan va ler d e rep rese ntan tes
o int erme diario s.
CAPÍ TULO III
Desarro llo de la m ediación
Ar tículo 16
Inicio de la fun ción m ediadora
1. La me diación se pue de inicia r:
a) A petició n de am bas part es de com ún
acue rdo.
b) A insta ncia d e una de la s part es, siem pre
que la otra part e haya m anifest ado su a cepta -
ción d entr o del p lazo d e diez d ías desd e qu e el
Cen tro la haya cit ado a tal efe cto.
2. En el caso d e qu e el Ce ntr o de Media ción
Fam iliar de C ataluñ a nomb re un mediad or o
med iador a de signad o de comú n acue rdo por las
par tes, la no tificación d el nom bramie nto sólo
deb e hace rse a la perso na de signada .
Ar tículo 17
Reu nión in icial
1. La pe rsona mediad ora h a de con vocar a
las pa rtes a u na pr imera reun ión en la cual les
ha d e explicit ar e l pro cedim iento y el alca nce d e
la me diación ; en e special, le s ha d e info rmar del
der echo d e cualq uiera de ella s de da r por a ca-
bad a la me diació n y de l mismo d ere cho q ue t ie-
ne la perso na m ediad ora si apre cia que se pr o-
duce n las circun stancia s que se ñala e l artículo
11.2.
2. La p erso na me diad ora ha d e info rma r a las
par tes de la convenie ncia de r ecibir ase sora-
mien to juríd ico dura nte la m ediación y de la
nece sidad d e inte rven ción let rada a fin d e ase-
sora r en la red acción del co nven io, si ést e es pr o-
cede nte.
3. En la prim era reun ión, la perso na m edia-
dor a y las pa rtes h an de acor dar la s cuestio nes
que hay qu e exa mina r y han de p lanificar el de -
sarr ollo de las sesio nes qu e pu eden ser n ecesa-
rias.
Ar tículo 18
A cta inicial de la m ediación
1. De la reun ión inicial d e la me diación fa -
miliar, se e xtien de u na a cta, en la cua l se exp resa
la fech a, la volu nta ried ad de la pa rticipa ción d e
las pa rtes y la acep tació n de lo s deb ere s de con -
fiden cialidad esta blecid os por el ar tículo 13. En
la me dida en que sea posible, se identifica el
obje to de la me diación y el nú mer o de se sione s
pre vistas.
2. El act a se fir ma po r tr iplicado , se en trega
un e jemplar a cada u na de las part es y el otr o
ejem plar lo conser va la pe rsona media dora .
Ar tículo 19
Deb eres de la person a mediad ora
La persona mediadora a lo largo de su actua-
ción t iene e l debe r fun dame ntal d e facilit ar un
acue rdo vo lunt ario y equit ativo ent re las p art es
y, por lo t anto , debe :
a) Fa cilitar la com unicació n en tre las par tes,
pro mover la comp rensió n ent re ella s y ayuda r
a bu scar posib les solucio nes al co nflicto su sci-
tad o.
Dia ri Oficia l de la G ener alitat d e Cat alunya N úm. 3355 – 26.3.2001 4383
b) Vela r par a que la s part es tom en las p ro-
pias d ecisiones y d isponga n de la informa ción
y el ase soramie nto suficie ntes pa ra logr ar los
acue rdo s de un a ma ner a libr e, volu nta ria y e xen-
ta d e coaccio nes.
c) D ar a en tende r a las p artes la necesid ad
de ve lar p or e l inter és sup erio r de los hijo s men o-
res o discapa citado s.
d) Dar por acabada la mediación ante cual-
quie r cau sa pre via o so bre venid a, pr opia o ajen a
a la p erson a me diad ora, q ue h aga in compa tible
la con tinuació n del p roceso de med iación co n
las exige ncias est able cidas po r la p resen te L ey.
En este sentido, la persona mediadora ha de
pre star una a ten ción p art icular a cualq uier signo
de vio lencia d omést ica, física o p síquica , entr e
las pa rtes.
Ar tículo 20
Du ración de la m ediación
1. La duración de la mediación depende de
la na tura leza y la comple jidad de los p unt os en
conflict o. No pue de exce der de t res m eses, a con-
tar desde el mom ento de la re unión inicial en -
tre la persona mediadora y las partes. Mediante
una petició n mo tivad a de la per sona med iador a
y de la s parte s, el Cen tro de Media ción Fam i-
liar de Cataluña puede acordar una prórroga
hast a un m áximo d e tre s meses.
2. Se ha de est able cer po r re glamen to e l nú-
mer o mínim o de sesione s de la media ción p ara
cerrarla sin acuerdo, según cuales sean las cues-
tion es some tida s a med iación , y el núm ero má-
ximo, t anto si acaba en acu erdo como si n o.
3. A e fectos e stad ísticos, la s perso nas q ue se
someten a la mediación han de responder, con
cará cter p ote stativo , un cu estion ario en el cu al
han de hacer constar su parecer sobre la dura-
ción d el pro ceso y sob re la a ctividad de la p er-
sona media dor a. E n el tr ata mient o de los da tos
de este cuestionario se debe respetar su total
confid encialid ad.
Ar tículo 21
A cta final de la m ediación
1. De la sesió n fina l de la m edia ción se extie n-
de u na act a, en la cual d ebe n con star e xclusiva-
men te y de man era cla ra y co ncisa lo s acuer dos
tot ales o p arciale s lograd os.
2. Si es imp osible lle gar a algún a cuer do so-
bre el obje to t otal o par cial de la med iación, se
extie nde un a acta e n la cual t an sólo se hace
const ar qu e la m ediació n ha sid o int enta da sin
efect o.
3. El a cta se firm a tal y com o estab lece el
art ículo 18.2 y se en trega u n ejemp lar a cad a
par te que , si proce de, tr asladan a los re specti-
vos ab ogado s.
Ar tículo 22
Com unicació n de la m ediación
1. El a cuerd o con seguid o me dian te la media -
ción p uede ser tr aslada do p or los a bogad os de
las pa rte s al conve nio r egula dor, y pu ede , así, ser
incorporado al proceso judicial en curso o que
se inicie , a fin de ser ra tificado y apro bado .
2. En la med iación realiza da p or ind icación
de la auto rida d jud icial, con su spen sión de l cur-
so de las actu acion es judicia les, la p erson a me -
diadora ha de comunicar a la mencionada au-
tor idad, e n el p lazo m áximo d e cinco días d esde
la fina lización de la med iación, si se ha llega-
do a un acu erd o o no . En e l mismo plazo se ha
de e ntre gar a la s part es el acta final de la me-
diació n.
CAPÍ TULO IV
A spectos de registro y de organ ización
Ar tículo 23
Registro de person as mediad oras
1. Tanto el Ce ntr o de M edia ción F amiliar de
Cat aluña co mo los co legios pro fesiona les que
incorporan personas mediadoras gestionan los
regist ros de las mism as. Las p erso nas q ue cum -
plen los re quisit os de a cuer do co n lo q ue d ispon e
el ar tículo 7 y q uier en eje rcer la fun ción de me-
diació n regu lada por la pre sent e Le y debe n ins-
cribir se en e l regist ro de l colegio profe siona l al
cual p ert enece n. Lo s colegio s pro fesion ales t ras-
lada n las inscr ipcion es al r egistro del C entr o de
Med iación F amilia r de C ata luña q ue t iene in s-
crito s todo s los pro fesiona les.
2. Tanto el Ce ntr o de M edia ción F amiliar de
Cat aluña co mo los co legios pro fesiona les han
de a plicar un criter io de r epart o equ itativo de
las me diacion es en los casos e n qu e ten gan q ue
design ar a la perso na me diado ra.
3. La est ructu ra y el fu nciona miento de los
regist ros se h an d e det erm inar por r eglam ento .
Ar tículo 24
Retribución
1. Las p erson as qu e se a cogen a la me diació n
y no t ienen der echo a la gra tuid ad de la mism a,
regu lada po r el art ículo 9, han de ab onar a la
per sona m ediad ora, si la otra part e sí tien e re-
cono cido e ste de rech o, la m itad de la s tar ifas qu e
el D epar tame nto d e Just icia esta blece.
2. El Ce ntr o re tribu ye a la s per sonas m edia -
dor as en los su puesto s de gra tuidad de la me -
diació n, de a cuer do co n las ta rifas q ue e l De par-
tam ento de Ju sticia est ablece .
3. Si ningu na de las d os perso nas que se
acoge n a la m ediació n tien e de recho a la gra -
tuid ad de este se rvicio y se inicia sin in terve n-
ción d e la aut oridad judicial, ha n de ab onar
a la p ersona mediado ra los ho norar ios que
pact en al in icio de la media ción. L os colegio s
pro fesionale s pued en est ablece r unos h ono-
rar ios orie nta tivos po nder ado s por la comp le-
jidad de la m edia ción y el t iemp o ded icado . En
este caso, única ment e es de aplicació n el ca-
pítu lo V por lo que re specta a las perso nas
mediadoras, si bien pueden acordar que la
med iación se d esarrolle de acue rdo con los
pre ceptos d el capít ulo II I.
Ar tículo 25
Com unicacio nes al Cen tro de M ediación Fami-
liar de Catalu ña
La persona mediadora ha de comunicar al
colegio al cual p ert ene ce y al Ce ntr o de M edia -
ción F amiliar de C ata luña , med iant e un im pre so
nor malizad o, los da tos r elativo s a cada med ia-
ción, a efectos e stadístico s y de verifica ción.
Estos datos, considerando que tienen carácter
personal, deben quedar protegidos.
CAPÍ TULO V
Régim en sancio nador
Ar tículo 26
Resp onsabilid ad de la perso na med iadora
El in cumplim iento de la s obligacio nes e sta-
blecid as por la pr esent e Le y, que comp ort e ac-
tua ciones u omision es con stitut ivas de in frac-
ción, d a lugar a las sa ncione s corr espon dien tes
en ca da caso , pre vio exp edien te co ntr adicto rio.
Ar tículo 27
Hech os constitu tivos de in fracción
Con stituye n infr acción los sup uesto s siguien -
tes:
a) I ncump lir el de ber d e impa rcialida d exi-
gible e n los té rmin os est able cidos po r el a rtícu lo
12.
b) I ncumplir el debe r de con fidencialid ad
exigible en los t érmin os esta blecid os por el ar-
tículo 13.
c) In cumplir los de bere s esta blecido s por el
art ículo 19.
d) I ncum plir la s obliga cione s esta blecida s por
el ar tículo 22.2.
e) I ncum plir las o bligacio nes e stab lecida s por
el ar tículo 25.
f) In cumplir el de ber de fa cilitar pre viame nte
las ta rifas en lo s términ os estab lecidos p or el
art ículo 8.1.
g) In cumplir e l deber de den unciar e n los
tér minos e stable cidos po r el ar tículo 13.4.
Ar tículo 28
Tipo s de infraccio nes
1. Son in fraccion es leves lo s hecho s seña la-
dos e n el ar tículo 27 c, d y e que no co mpor tan
per juicios a la s part es.
2. Son in fraccione s graves lo s hecho s seña-
lado s en el a rtículo 27 a y b qu e no co mpor tan
per juicios gra ves a las p arte s, y tamb ién la r ei-
ter ación d e un a infr acción leve en el pla zo de un
año . Asimism o, son in fraccion es grave s las se-
ñala das en el ar tículo 27 c, d y e qu e com port an
per juicios leve s a las pa rtes.
3. Son in fraccione s muy grave s los hecho s
seña lado s en e l artícu lo 27 a, b y c que comp ort an
per juicios gra ves a la s part es, así co mo la r eite -
ració n de una in fracció n gra ve en el pla zo de d os
año s.
4. En todos lo s casos, las vio lacione s de los
deb eres d e imp arcia lidad y d e con fidencia lidad
tien en siem pre , como mínimo , el car ácte r de in -
fracció n grave .
Ar tículo 29
Tipo s de sancion es
Las sa ncione s que se pued en imp oner son:
a) P or u na infr acción leve, a mon esta ción po r
escrit o que se ha ce con star e n el e xpedie nte del
regist ro.
b) P or un a infr acción grave , suspen sión t em-
por al par a pod er act uar com o per sona m edia-
dor a, de u n mes a un añ o.
c) Po r una infra cción m uy grave , suspe nsión
temporal para poder actuar como persona me-
diad ora , por u n pe ríod o de un a ño y un día a tre s
año s, o baja defin itiva d el Re gistro de pe rson as
mediadoras.
Ar tículo 30
Órgan os sancion adores
El co legio pro fesional a l cual per tenece la
per sona m edia dor a es e l orga nismo co mpe ten te
par a iniciar d e oficio o a part ir de un a den un-
cia el e xped ient e, par a inst ruir lo y pa ra sa ncion ar
a la persona mediadora de acuerdo con los pro-
cedim ient os y med iant e los ó rgan os qu e esta ble-
cen su s norm as disciplin arias.
Ar tículo 31
No rmas deo ntológicas
Las personas mediadoras deben respetar las
nor mas de ont ológica s del co legio pr ofesio nal a l
cual p erte necen y las que apru ebe e l Dep arta -
men to de J usticia a p ropue sta de los colegios
afect ados o despu és de h aber los oído .
Dia ri Oficia l de la G ener alitat d e Cat alunya N úm. 3355 – 26.3.20014384
Ar tículo 32
Régim en juríd ico
1. Todos lo s acto s adm inistra tivos q ue d ima-
nan de los ór ganos d e gobier no y ad ministra ti-
vos de l Cent ro de Med iación F amiliar de Ca ta-
luña pueden ser objeto de recurso de alzada ante
el ór gano q ue se a el su perio r jer árq uico de l que
ha d ictado el acto . El r ecurso extr aord inario de
revisión se puede interponer ante el consejero o
conse jera d e Ju sticia e n los sup uest os re gulad os
en la legislació n de pro cedim ient o ad minist rat ivo.
2. La in terp osición d el re curso co nten cioso
adm inistrat ivo es pr oceden te segú n lo qu e es-
tab lece la le y de est a jurisd icción.
3. El e jercicio d e accio nes civiles y la bor ales
se rige por la s nor mas qu e le so n de a plicació n,
y la re clamació n pr evia de be se r re suelta por el
conse jero o conseje ra de Justicia .
4. A lo s actos de los órga nos de los colegios
pro fesiona les, les e s de a plicación el ré gimen de
recu rsos e stab lecido por los est atu tos r espe ctivos.
DISPOSI CIÓN ADI CION AL
Estru ctura territorial del R egistro
1. El R egistro de per sonas m ediado ras del
Cen tro de Media ción Fa miliar d e Cat aluña se
estr uctur a en las de mar cacione s que corr espon -
den a las delegaciones territoriales del Depar-
tam ento de Ju sticia.
2. Se au toriza al G obie rno par a que , med ian-
te un decreto, pueda establecer demarcaciones
más r educid as que abar quen uno o varios p ar-
tido s judiciale s.
DISPOSI CIÓN FINA L PRIM ERA
Desp liegue por reglam ento
1. Se facult a al G ob iern o pa ra qu e de sarr olle
las no rmas r elat ivas a la orga nización , el fun cio-
nam iento y la pu blicida d del R egist ro de per so-
nas m edia dora s, a la ca pacit ación de la s per sona s
med iadora s, al régim en de t arifas, a l estable ci-
mien to de los ór gano s sancion ado res y la s otra s
nor mas de desplie gue qu e sean per tinen tes.
2. El G obie rno ha de desp legar las actu acio-
nes que sean pertinentes para ejecutar la pre-
sent e Ley e n el p lazo de seis me ses de sde la e n-
tra da en vigor.
DISPOSI CIÓN FINA L SEG UNDA
En trada en vigo r
La p resent e Ley en tra e n vigor a lo s nueve
meses de haber sido publicada en el Diari Ofi-
cial de la G eneralitat de Catalu nya.
Por tanto, ordeno que todos los ciudadanos
a los q ue sea d e aplicació n esta Ley coop eren
en su cumplim ient o y que los tr ibun ales y au to-
rida des a lo s que corr espon da la hagan cump lir.
Pala cio de la Ge ner alidad , 15 de m arzo de 2001
JORDI PUJ OL
Presidente de la Generalidad de Cataluña
JOSEP -D. G UÀR DIA I CA NELA
Con sejero de Ju sticia
(01.073.159) *
RESOLUCIÓN
de 6 de m arzo de 2001, por la q ue se da con for-
mid ad a la ado pción d el escudo heráldico del m u-
nicipio de Torroella d e Fluvià.
El 19 d e ene ro d e 2001, el Ple no d el Ayun ta-
mien to de To rroe lla de F luvià (A lt Em pord à)
adoptó el acuerdo de aprobar el escudo herál-
dico m unicipa l.
El 18 d e diciemb re de 2000, la Sección H is-
tór ico-arq ueo lógica d el Inst itut d’Est udis Ca ta-
lans e mitió dict amen fa vorab le sobre el expe -
diente.
De acuerd o con lo que disp onen lo s artícu -
los 35, 37 y con corda nte s de la Ley 8/1987, de 15
de a bril, mu nicipa l y de ré gimen local de Cat a-
luña , y los artícu los 9, 24 al 26 y con cordan tes
del R eglame nto de los símbolo s de los en tes
locale s de Cat aluña , aprob ado p or el D ecret o
263/1991, de 25 d e novie mbre ,
RESUE LVO:
—1 Da r con formid ad a la ad opció n de l escud o
her áldico d el mu nicipio de Tor roella de F luvià,
orga nizado de la sigu iente forma :
Escu do en losan ge de ángu los re ctos: de sino-
ple, u na to rre abier ta d e oro acom pañ ada e n la
pun ta de u na faja onda da de p lata. A l timbr e,
una corona mural de pueblo.
—2 Inscrib ir el cita do escud o en e l Registr o
de lo s ente s locale s de C ata luña, se cción d e sím-
bolo s, subsecció n de e scudos.
—3 Publica r esta Re solución en el D OG C.
Bar celona , 6 de ma rzo de 2001
RAMO N E SPADAL ER I P ARC ERI SAS
Dir ector gener al de A dmin istració n Loca l
(01.046.094) *
DEPARTAMENTO
DE GOBE RNA CIÓN
Y RE LACION ES
INSTITUCIONA LES D EPA RTAMENTO
DE ENSEÑ ANZ A
RESOLUCIÓN
de 12 de m arzo de 2001, de co nvo catoria para la
presentació n de solicitu des para im partir p rogra-
mas d e garantía social duran te el curso 2001-
2002.
De acue rdo co n el a rtícu lo 23.2 de la LO G SE,
dad a la ne cesida d de ga ran tizar u na o ferta for-
mat iva que posibilit e la inse rción e n el mu ndo
labo ral o bie n la rein corpor ación al sist ema
educativo de los jóvenes que no han alcanzado
los ob jetivos d e la e nseñ anza o bligat oria y, para
incor pora r a est a ofert a los pr oyecto s de ot ras
adm inistra cione s, ent idade s o inst itucion es qu e
se aju sten a lo s plante amien tos de o bjetivos y
cont enido s pre vistos en la O rden de 22 d e julio
de 1993 ( DO GC n úm. 1781, de 9.8.1993);
A p ropu esta de la Dire cción G en eral d e Fo r-
mació n Pro fesiona l,
RESUE LVO:
—1 Ab rir con vocato ria pa ra la p resen tació n
de so licitud es par a imp art ir pr ogra mas d e gara n-
tía so cial dur ante el curso 2001-2002.
—2 Las a utor izacion es par a imp artir pro gra-
mas d e garan tía social d urant e el cur so 2001-
2002 pod rán solicit arse al D epar tamen to de
En seña nza en el pla zo de 30 días h ábile s a con tar
desd e el día siguien te de la pub licación de est a
Re solución en el D OG C.
—3 Pod rán p rese ntar esto s proye ctos fo rma -
tivos t odas la s adm inistr acione s locale s, entid a-
des, in stitucio nes y ce ntro s de fo rma ción pr iva-
dos d el ámb ito te rrit orial d e Cat aluñ a que dis-
pon gan de una infrae stru ctura y tra yector ia de
form ación r econo cida.
—4 La so licitud se deb erá form ular de a cuer do
con e l anexo de est a R esolució n. En el caso de
pro yectos q ue no han sid o aut orizado s para el
curso 2000-2001, la insta ncia ir á aco mpa ñada de
una memo ria d el pro yecto don de con star án los
apa rtad os siguien tes:
a) J ustificació n y ant ecede ntes. C aract erís-
ticas d el colectivo al que va dirigid o y ade cua-
ción d e la ofe rta forma tiva a l conte xto p rodu c-
tivo.
b) Pla ntea miento : estruct ura y con tenido s
form ativos, de acuer do con la Ord en de 22 de
julio d e 1993.
c) D uració n y tem pora lización.
d) L icencia de actividad es y certifica do de
solide z, actualiza do, si el inm ueble d onde se
impa rte el p rogra ma no e s el mismo donde se
imparten otras enseñanzas autorizadas por el
De part amen to de Ense ñanza .
e) I nfraest ructur a y recur sos mate riales y
hum anos a dispo sición de l pro yecto , indican do
espe cíficamen te:
Car acter ísticas del p erson al adscr ito al p ro-
yecto (expe rien cia, tit ulació n, capa cidad es y co-
nocim iento s para impar tir la fo rmació n.)
Loca les y equip amient os dispon ibles par a
llevar a cabo el pr oyecto , así com o sus car acte -
rística s.
—5 Las inst ancia s de la solicitud , junt o con la
docu ment ación que señala el pu nto a nte rior, se
dirigir án a la d irector a gene ral de F ormació n
Pro fesion al y se pr esen tar án e n los se rvicios ce n-
tra les o en la s delegacio nes ter ritoria les del
De parta ment o de E nseña nza, dire ctame nte o
por cualquie ra de lo s medio s que est ablece e l