LEY 22/2000, de 29 de diciembre, de acogida de personas mayores. (Corrección de erratas en el DOGC núm. 3775, pág. 21406, de 4.12.2002).

Sección:Disposiciones Generales
Rango de Ley:Ley
 
CONTENIDO
Dia ri Oficia l de la G ener alitat d e Cat alunya N úm. 3304 – 12.1.2001 535
a) Fijar las dire ctrice s gener ales d e la a ctua-
ción d el Inst ituto .
b) Aprob ar a nua lmen te la s cuen tas y la
mem oria de l ejercicio preced ente y el plan d e
actu ación d el ejer cicio siguien te.
c) Apr obar el an tepr oyect o de p resu puest o
anu al y elevar lo al conse jero o co nsejera de
Cultura .
d) Ap roba r la p articip ación del In stitu to en
socied ades m erca ntiles, sin per juicio de las au -
tor izacione s legalme nte e stable cidas.
Ar tículo 6
El C onsejo d e Ad ministració n
1. El Con sejo d e A dminist ració n de l Inst itut o
Cat alán de las Indu strias C ultura les está inte-
grad o po r tre ce mie mbr os, segú n la co mpo sición
que se establezca por reglamento.
a) Es pr esidido por el d irector o direct ora
general del Departamento de Cultura compe-
ten te en el ámb ito de actua ción de l Instit uto.
b) De be habe r dos te rceras p artes d e las
vocalía s en r epre sent ación de lo s dep art ame ntos
de la Admin istración de la G ener alidad, u na
vocalía en representación de la Corporación
Cat alana de R adio y Televisión y tre s vocalías,
en representación de los diferentes sectores de
las ind ustria s cultur ales.
c) Las per sona s que o cupe n las voca lías de l
Con sejo de Ad ministr ación han d e ser rat ifica-
das por el Consejo General.
2. El Con sejo d e A dminist ració n de l Inst itut o
Cat alán de las I ndu stria s Cult ura les tie ne la s fun-
cione s siguient es:
a) Ele var al C onse jo Ge ner al las cue nta s, la
mem oria d e gest ión, e l plan de a ctua ción y el a n-
teproyecto de presupuesto de cada ejercicio.
b) Dir igir la act uación del In stitut o.
c) Super visar la ge stión del dir ecto r o dir ec-
tora.
d) Ap roba r la p lantilla y el ré gimen retr ibu-
tivo d el per sonal.
e) Ap robar los pre cios de los se rvicios qu e
pre ste el I nstitu to.
f) Apr obar lo s contr atos d e un imp orte su-
per ior al 5% d el pre supu esto d el In stitu to y los
que impliqu en un gasto p lurian ual de caráct er
no recurrente.
g) Aprobar la a dqu isición d e bie nes
inmu eble s.
h) Ap roba r la so licitud d e cré dito s o pré sta-
mos.
i) Apr obar las ba ses regu lado ras de las sub -
vencio nes de l Instit uto.
j) Esta blece r con venio s con e ntid ade s púb licas
y priva das pa ra alca nzar lo s fines de l Inst ituto .
Ar tículo 7
L a dirección
La p erso na tit ular de la dire cción d el Inst itut o
Cat alán d e las I ndu strias C ultu rale s es nom bra -
da p or el co nseje ro o conse jera d e Cu ltur a, oído
el Co nsejo G en era l. Tiene las fun cione s siguien-
tes:
a) Ejecu tar los acu erdos del Consejo de
Ad minist ració n.
b) Dir igir, coordin ar y supe rvisar to dos los
servicio s del In stitut o.
c) Ejerce r la dir ección d el per sona l.
d) Re prese nta r jud icial y extr ajud icialme nte
al In stitut o en las actu acion es pro pias d e su a d-
ministració n.
e) Ot orgar la s subvencio nes del I nstitut o,
desp ués de hab er in forma do a l Conse jo de Ad -
ministració n.
f) Ejer cer cualq uier ot ra fun ción nece saria
par a la dire cción de la adm inistració n del I ns-
titu to y las q ue le delegu e el C onsejo de A dmi-
nistr ación .
Ar tículo 8
Régim en fin anciero
Los r ecur sos eco nómico s del I nstit uto Cat alán
de la s Indu strias Cu ltura les está n const ituido s
por :
a) Las do tacion es que se consignen en los
presupuestos de la Generalidad de Cataluña.
b) Los r endim ient os de los bie nes q ue le sean
adscr itos y de los qu e ad quie ra en el eje rcicio d e
sus fun ciones.
c) Los ingre sos qu e ob ten ga po r la p rest ación
de su s servicios.
d) Las subvencione s, apo rta cione s y
donaciones que le concedan las personas o en-
tida des, pú blicas o p rivada s.
e) Los cr éditos y lo s prést amos q ue le sea n
concedidos.
f) Cualq uier o tro recur so qu e per mita la ley.
Ar tículo 9
Patrimonio
El I nstitu to C atalá n de la s Ind ustria s Cult u-
rale s, para cu mplir su s funcion es, tiene un pa -
trim onio p rop io inte grad o po r los bie nes, d ere -
chos y obligaciones que adquiera mediante
cualq uier t ítulo.
Ar tículo 10
Recu rsos hum anos
1. El per sonal del I nstitut o se rige p or el
der echo la bora l.
2. La selecció n del per sonal se e fectuar á
confo rme a los pr incipio s de m érito y capa cidad
y, salvo el pe rson al dire ctivo y d e con fianza , me-
diante publicidad.
DISPOSI CIO NES A DI CIO NAL ES
Primera
Los miembros del Gobierno pueden ser
miem bros de l Conse jo Gen eral y de l Conse jo
de A dmin istra ción d el Inst itut o aun que ten gan
la con dición de diputa dos del P arlam ento d e
Cataluñ a.
Segun da
El I nstitu to Ca talá n de la s Ind ustria s Cult u-
rale s debe prese ntar al Par lamen to de Cata lu-
ña, e n el pla zo de un añ o, un libro b lanco sobr e
las ind ustria s cultur ales en Cata luña.
DISPOSI CIÓ N TR ANSI TOR IA
1. El perso nal lab oral qu e, en la fe cha de
ent rada en vigo r de la pre sente Ley, pre ste ser-
vicios en el De par tame nto de Cu ltur a o en una
entidad dependiente del Departamento de
Cult ura y q ue e sté ad scrito a funcio nes q ue, de
acue rdo co n la pre sente Ley y con la nor mati-
va qu e la de sarrolle , sean a sumida s por e l Ins-
titu to Cat alán de las Indu strias Cu ltura les se
inte grará en e l Instit uto por a plicació n del m e-
canism o de su cesión d e emp resa.
2. El perso nal fu ncion ario que , en la fe cha d e
ent rada en vigo r de la pre sente Ley, pre ste ser-
vicios en el De par tame nto de Cu ltur a o en una
entidad dependiente del Departamento de
Cult ura y q ue e sté ad scrito a funcio nes q ue, de
acue rdo co n la pre sente Ley y con la nor mati-
va qu e la de sarrolle , sean a sumida s por e l Ins-
titu to Ca talá n de las In dust rias C ultur ales p ued e
opt ar po r:
a) Int egrarse en el I nstitu to com o per sonal
labo ral, con reco nocimie nto a to dos los e fecto s
de la antigü eda d reco nocid a en la Ad ministr a-
ción d e la Ge nera lidad y q uedar en ést a en si-
tua ción de exced encia volunt aria por in comp a-
tibilid ad.
b) Man tene r su con dición d e funcion ario o
funcio naria e n el In stitut o y ocupa r un p uesto
a ext inguir. Este puesto queda rá extin guido
cuan do e l funcio nario o fun ciona ria o bte nga o tra
plaza con car ácte r de finitivo o cuan do e l pue sto
que de vaca nte por cu alqu ier ot ra ca usa qu e no
comp orte reser va del p uesto .
DISPOSI CIO NES F INA LES
Primera
En el plazo de un año desde la en trad a en vi-
gor de la presente Ley, el Gobierno debe presen-
tar ante e l Parla mento de Ca taluña un pr oyec-
to d e ley de mod ificación o de roga ción de la Le y
8/1981, de 2 d e novie mbre , que cr ea la E ntid ad
Au tónom a de O rgan ización de Espe ctáculo s y
Fiest as, a fin de e vitar la coin ciden cia de funcio nes
ent re la m encio nad a en tidad aut óno ma y el I ns-
titu to Ca talán de las I ndust rias C ultur ales.
Segunda
Se facu lta al co nseje ro o conse jera d e E cono -
mía, F inanza s y Plan ificación p ara que haga la s
adaptaciones presupuestarias necesarias para
dot ar al I nstit uto C ata lán d e las In dust rias Cu l-
tur ales de recur sos econ ómicos.
Por tant o, ord eno q ue to dos los ciu dada nos
a los q ue sea d e aplicació n esta Ley coop eren
en su cumplim ient o y que los tr ibun ales y au to-
ridades a los que corresponda la hagan cumplir.
Pala cio de la Gen eralid ad, 29 de diciemb re de
2000
JORD I P UJOL
Pre sident e de la Gen eralid ad de Cata luña
JORD I V ILAJ OA NA I R OVI RA
Con sejero de Cu ltura
(00.363.128)
LEY
22/2000, de 29 de d iciembre, d e acogida de p er-
sonas m ayores.
EL P RE SIDE NTE
DE L A G ENE RA LID AD DE CATA LUÑ A
Sea notorio a todos los ciudadanos que el
Par lamen to de Cata luña h a apr obad o y yo, en
nom bre d el Rey y d e acue rdo co n lo qu e esta -
blece el art ículo 33.2 d el E statu to d e au tono mía
de C atalu ña, pr omulgo la siguien te
LE Y
Preámbulo
La so cieda d cat alana de h oy pr esen ta sit uacio -
nes d e con vivencia de a yuda mut ua, e specia lmen -
te e ntr e per sona s mayo res o resp ecto a ellas, q ue
inte ntan r emed iar las d ificultade s de est as per-
sona s.
Dia ri Oficia l de la G ener alitat d e Cat alunya N úm. 3304 – 12.1.2001536
Sobr e la ba se de l estud io qu e se ha llevad o a
cabo a part ir de d atos est adístico s fiables y de
cará cter socio lógico, y de las diversa s solucio-
nes q ue ofre ce el der echo co mpara do, que se
han analiza do d ebid amen te, se llega al co nven -
cimien to de q ue es p rocede nte e stable cer una
regu lación de las situacio nes de co nvivencia
ent re per sonas q ue, sin con stituir u na fam ilia,
comp arte n un a mism a vivien da ha bitu al, un idas
por vínculos de paren tesco leja no en la línea
colat eral, o de sim ple a mistad o com pañ erismo ,
y con la volunta d de ayu da al má s débil y de
permanencia.
Con creta men te, se regula la con vivencia o ri-
ginada por la acogida que una persona o pare-
ja ofr ecen a una per sona o pa reja m ayor, e n con -
dicion es pa recid as a la s rela cione s que se
pro duce n ent re a scend ent es y de scend ient es. En
la situ ación act ual, de e nvejecim iento p rogre -
sivo de la pobla ción como consecu encia de la
pro longación de la vida y la redu cción de la
nat alidad , una regu lación le gal de signo p rote c-
cionist a que estr uctur e dich o tipo de co nviven -
cia, pu ede so lucion ar e l biene star gene ral de las
per sonas m ayor es qu e se aco jan a ella, r esolver -
les las d ificultade s econó micas y socia les y ser
una opción más a l ingre so de la s misma s en ins-
titu ciones ge riátr icas.
La p resen te L ey se ar ticula en do s capít ulos:
el pr imero cont iene cu atr o art ículos d edicad os
a la co nstitu ción d el pact o de acogid a de p erso -
nas m ayore s, y el segun do de dica cinco artícu -
los a la extinción de la a cogida y a las causa s y
efect os de dich a extinció n. Tambié n contie ne
una disposició n adicio nal y un a final.
El t rata mien to legisla tivo d e esta mod alida d
de co nvivencia se ha ajust ado a l marco d e las
comp eten cias qu e corr espo nden a la G en erali-
dad de acu erd o con e l art ículo 9.2 de l Est atut o
de a uton omía de Cata luña e n mat eria d e con-
serva ción, mod ificación y d esarro llo del d ere-
cho civil p ropio . Los p reced ent es en el der echo
cata lán est án e n la r úbr ica no vena, q ue lle va po r
títu lo “D els afilla men ts e d e em ancip acion s”, de l
libro VII de los Costu ms de Torto sa. Tambié n
en a lgunas co mar cas pir ena icas de Lleida se ha n
rea lizado a nte nota rio d acione s o aco gidas q ue
han creado la figura del donat.
CAPÍ TULO I
Constitución
Ar tículo 1
Concepto
1. El pact o de aco gida con siste en la vincu-
lación de una persona o una pareja casada o
unid a de man era esta ble, o una familia
monoparental, por razón de la edad o bien de
una discapacidad, a una persona o a una pare-
ja casa da o u nida de m aner a est able , que d ebe n
ser m ás jóven es si la a cogida e s por razón de la
eda d, que los ace pta n en co ndicio nes pa recid as
a las r elacion es de par ent esco y a ca mbio de u na
contraprestación.
2. El pact o de a cogida per mite que la pe rson a
o personas acogedoras solamente puedan acoger
a un a per sona , except o en los sup uesto s en q ue
las pe rsona s acogid as sean una pare ja casa da o
unida de manera estable o tengan relación de
par entesco hasta el segun do gra do de consan-
guinid ad o ad opción. E n est e caso, la a cogida
abarca a ambas personas.
3. El pacto de a cogida no inclu ye la a dmin is-
tra ción lega l de bie nes ni la r epre senta ción le-
gal de las per sona s acogid as por las aco gedo ras.
Ar tículo 2
Objeto
1. Person as acoge dor as y acogid as con viven
en u na m isma vivien da h abit ual, se a la d e las p er-
sona s acoged oras se a la de las acogid as, con e l
obje to de que los pr imero s cuide n de los segun -
dos, le s den alim entos, le s preste n asiste ncia,
pro curen su bie nest ar gen era l, y les at ienda n en
situaciones de enfermedad.
2. Persona s acogedo ras y aco gidas deb en
pre star se ayud a mu tua y comp art ir los ga stos de l
hoga r y el tr aba jo dom éstico de la forma pact a-
da, q ue d ebe r espo nde r a la s posib ilidad es rea les
de cada parte.
3. La cont rap rest ación pu ede rea lizarse
med iante la cesión de biene s mueble s, bienes
inmu ebles o en din ero.
4. Las per sonas a coged ora s deb en pr omo ver
la con stitució n de la tutela si las per sonas a co-
gidas e stán e n situ ación d e ser some tidas a ella.
5. El dom icilio don de t iene lu gar la acogida
deb e ten er co ndicio nes de hab itab ilidad y a cce-
sibilida d tan to infra estru ctura les como de ser-
vicios.
Ar tículo 3
Req uisitos perso nales
1. La acogid a req uier e qu e las pe rson as aco -
gedo ras y las aco gidas no t engan p arent esco
ent re ella s hast a el segu ndo gr ado , sean m ayo-
res d e ed ad y con plen a cap acida d de obr ar o que
dicha capacida d en lo r elativo a las perso nas
acogid as sea sup lida o com pleme ntada por el
conse ntimie nto de su s rep resen tan tes le gales, la
per sona qu e ejerce la cura tela, o la s person as
design adas e n do cume nto de n ombr amie nto tu-
tela r no te stame ntario . En lo s casos de volun-
tad suplida o com pleme nta da, es n ecesa ria au -
tor ización judicial y d ebe escuch arse a la p erso na
o pa reja a cogida, si es q ue tie ne disce rnimie n-
to su ficiente .
2. L as pe rson as aco gidas n o pueden se r
men ores d e sese nta y cin co añ os, y el de men os
eda d de be te ner, co mo m ínimo , quince año s más
que la persona acogedora de más edad.
3. El req uisito d e la d iferen cia de eda d no e s
nece sario si u na d e las p erson as aco gidas e s dis-
capa citad a física o psíquica o re quie re a ten cione s
espe ciales.
4. La per sona o per sonas a coged ora s debe n
actu ar siemp re en b eneficio d e la per sona o
per sonas a cogidas d ura nte e l tiemp o que esta -
blezca el pacto de aco gida y que , con car ácter
gene ral, nu nca de be ser inferio r a tr es año s.
Ar tículo 4
Req uisitos fo rmales de la co nstitución
1. La acogid a deb e con stituir se en escritu ra
púb lica, la cua l debe in scribirse en el R egistr o
correspondiente.
2. La escrit ura p ública deb e ha cer con star las
cont rap resta cione s, der echo s y obliga ciones q ue
corr espon den a cad a par te, y t ambié n, si pr oce-
de, la s donacio nes re alizadas p or las p ersona s
acogid as a las a coged oras y a ter cera s perso nas
en interés de aquéllas, de presente o para des-
pué s de la mu erte . Ello n o supon e la ad minis-
tra ción de lo s biene s de la p erson a o per sonas
acogid as.
3. En el co ntra to d e pr estació n de alime nto s,
la con trap rest ación p ued e con sistir en la cesió n
de ca pital en bienes m ueble s, inmueb les o en
dine ro. D icha ce sión pu ede ser re vocad a a ins-
tan cia de la s perso nas aco gidas si las a cogedo -
ras in cumple n las ob ligacion es fijada s en la e s-
critu ra pú blica o muest ran ingrat itud . Si existe
don ación y ést a recae en bie nes inmu ebles, la
don ación y las co ndicion es que, si p roced e, se
esta blecen no p erju dican a ter ceros si n o se in s-
cribe n en e l Regist ro de la Pro pieda d.
CAPÍ TULO II
Extinción
Ar tículo 5
Causas d e extinción
1. La acogida se extin gue po r las siguie nte s
causa s:
a) Por lo p actado en la escrit ura de
form alizació n.
b) Por co mún acue rdo de pe rson as aco gedo -
ras y a cogidas ma nifesta do en e scritur a púb li-
ca.c) Por volun tad d e una de las p arte s, mani-
festa da en escrit ura púb lica. La r esolu ción d ebe
ser n otifica da de form a feh acien te a la ot ra pa rte
con se is meses d e ant elación .
d) Por vo lunt ad d e un a de las pa rtes, si la otr a
incum ple las o bligacio nes qu e le co rresp ond en
o si le e s imputa ble algu na causa que ha ga di-
fícil la con vivencia. E n estos su puest os, la no-
tificació n re soluto ria e n la q ue d ebe n expr esar se
las cau sas tien e efect os inme diato s.
e) Por la mue rte o decla ració n de defun ción
de la perso na a cogida ú nica o de los d os mie m-
bro s de la p areja acogida .
f) Por la m uer te o d eclar ación de de funció n
de la perso na a coged ora ú nica o de la s dos, si se
tra ta d e una par eja a coged ora . La m uer te d e un o
de lo s dos ta mbié n pu ede d ar lu gar a la revisió n
de la contr apr estació n est ablecid a po r el pa cto
de a cogida r ealiza da en escritu ra p ública y a la
extin ción d el pact o de acogid a si el so bre vivient e
justifica que n o pu ede cu mplir las obliga cione s
asum idas. En dicho caso , es necesa rio que lo
not ifique a la pe rson a aco gida con tre s mese s de
ant elació n.
2. En los sup uest os de las let ras a, b , c y d, de l
apa rtad o 1, qu edan revo cados lo s pod eres q ue
cualq uiera de la s perso nas aco gidas h aya ot or-
gado a favor de la per sona o per sonas a coged o-
ras y a la inver sa.
3. En el caso de m atr imon io o est able cimien -
to d e relació n de pa reja e stable d e la per sona
acogid a pue de m odificar se el p acto d e aco gida
a inst ancia d e la p erso na aco gedo ra o d e la m is-
ma p erson a acogid a.
Ar tículo 6
Ef ectos de la extin ción de la aco gida en vid a de
los con tratantes
1. Si la extinció n se pro duce po r las cau sas
pre vistas en e l artículo 5.1.a y b, se e stará a la
volun tad e xpresa da po r las pa rtes.
2. Si no hay pa cto, y la extinció n se p rodu ce
por la causa p revista e n el art ículo 5.1.c, las
per sonas a coged oras o acogid as qu e no se an t i-
tula res d e la mism a de ben aba ndo nar la vivien da
den tro d el pla zo de tres m eses a conta r de sde la
rece pción d e la no tificación .
3. También, e n el caso de qu e no ha ya pac-
to, si la extinción se pro duce po r la cau sa pre -
vista e n el a rtículo 5.1.d, las p erso nas a coged ora s
que no sea n tit ular es de la viviend a de ben aba n-
don arla dent ro d el pla zo de quin ce día s, a cont ar
Dia ri Oficia l de la G ener alitat d e Cat alunya N úm. 3304 – 12.1.2001 537
desd e la re cepción de la no tificación resolu to-
ria; las p erson as acogida s que n o son tit ulares
de la misma, d ebe n ab and onar la de ntr o del p la-
zo de dos m eses a par tir d e la notifica ción
resolutoria.
4. En los ca sos de e xtinció n pre vistos po r el
art ículo 5.1.c y d, si se ha pr oducido una sit ua-
ción d e enriq uecimie nto inju sto po r razó n del
tiem po y las con dicione s de la a cogida, la p ar-
te q ue se co nside ra p erju dicada pue de r eclama r
la indemnización correspondiente a la otra parte.
Las donaciones realizadas por la persona aco-
gida a la acoged ora son revocab les si ésta h a
deja do d e cump lir algu na d e las co ndicio nes qu e
aqu élla le im puso.
5. La extin ción de la acogida debe comun i-
carse , si pro cede , al Re gistro crea do p or e sta L ey.
6. Las per sonas o ent idad es púb licas o p riva-
das q ue, com o con secuen cia de la extin ción de
la aco gida po r las cau sas pr evistas e n el ar tícu-
lo 5.1.c y d, h an dad o alimen tos a la p ersona
acogida, pueden subrogarse en las acciones de
ésta contr a las pe rsona s acogedo ras po r el im-
por te de los alime ntos d ados.
Ar tículo 7
Ef ectos de la extin ción respecto a la viviend a
1. En caso de defunción de la persona aco-
gida o de la últ ima de ellas, si son d os, si ésta s
eran propietarios de la vivienda, la persona o
per sonas a cogedo ras tie nen dere cho a vivir en
ella y a utiliza r el me naje de ca sa du ran te u n añ o.
2. Si las perso nas aco gidas o acoge dor as er an
titu lares de l arren damie nto de la vivienda , se
esta rá a lo d ispuest o por la legislació n vigent e
en materia de arrendamientos urbanos.
3. En caso d e extin ción de la acogida p or
defu nción d e las per sonas a cogedo ras, si ést as
era n prop ietaria s de la vivien da, las p ersona s
acogid as tien en d erech o a o cupar la du ran te un
año y a utiliza r el me naje d e casa.
Ar tículo 8
Ef ectos en caso d e sucesión in testada
1. En la suce sión int estada de las pe rsona s
acogid as, si la co nviven cia ha sid o po r un per íodo
mínim o de cu atro años, la s perso nas aco gedo-
ras t ienen el de recho , en co ncurr encia con d es-
cendientes, cónyuge, ascendientes o colaterales
hast a el segun do grad o de con sanguinid ad o
ado pción, y co njun tame nte si son d os, a eje rcer
una acción pe rsona l y a exigir, a lo s hered eros
de a quéllo s, bien es he redit ario s o su e quivale n-
cia en dinero a elección de los que sean herede-
ros, q ue re pre sente n un a cuar ta p art e del va lor
de la herencia.
2. También p ued en r eclam ar la p art e pr opo r-
ciona l de lo s frutos y re ntas de la herencia
per cibidos d esde el día d e la m uert e de las per-
sona s acogida s, o de su valor e n dine ro.
3. Debe im put arse siemp re a cuent a de dicha
cuar ta pa rte el valo r de lo s bien es qu e, po r cual-
quie r título gratuit o, las per sonas a cogedor as
haya n recibid o de las a cogidas o que ést as les
hayan atribuido en su herencia aunque renun-
cien a ella.
4. La acción para form ular las re clamacio nes
esta blecida s por los ap arta dos 1 y 2 p rescrib e al
año de la m uert e de la perso na aco gida.
5. Si no existe n desce ndien tes, có nyuge, a s-
cend iente s ni cola tera les hast a el se gundo gra-
do o si los hijos de éstos ha n pre muert o, a las
per sonas aco gedora s les corre sponde toda la
her encia , si la con vivencia h a sido por un p erío do
mínim o de cu atro años.
Ar tículo 9
Ef ectos en caso d e sucesión testad a
1. En la su cesión test ada de las perso nas
acogid as, si la co nviven cia ha sid o po r un per íodo
mínim o de cu atro años, la s perso nas aco gedo-
ras tienen el mismo derecho establecido por el
art ículo 8.1, al q ue so n de aplicació n las n orma s
sobr e impu tació n y pr escrip ción qu e con stan en
los ap arta dos 3 y 4 de aque lla dispo sición.
2. En los caso s en q ue se haya prod ucido una
mar cada d espro porció n ent re las p resta cione s
asiste nciales y e conó micas de las pe rson as aco-
gedo ras en inter és de la s acogida s, en re lación
con la s compe nsacion es ent re vivos o por ca u-
sa de mue rte q ue h ayan recib ido d e ést as, las p er-
sona s acoged ora s tiene n de recho a un a inde m-
nizació n econ ómica a car go de lo s her ede ros de
las personas acogidas que, de no haber acuer-
do, debe determinarse mediante arbitraje o ju-
dicialm ente , tenie ndo en cue nta lo s pact os en-
tre las part es, los med ios econó micos de la s
per sona s acoged ora s, el tie mpo que haya dur ado
la con vivencia, la impo rtan cia de la disp osición
pactada como contraprestación y el caudal
relict o. La a cción p ara formu lar d icha re clama -
ción p rescrib e al añ o de la muer te de la per so-
na acogida.
DISPOSI CIÓ N AD ICI ONA L
Única
Creación del Registro d e acogida de perso nas
mayores
Se cre a el Re gistro de acogida de per sonas
mayores, dependiente del Departamento de
Just icia, cuyas fu ncion es de ben det erm inarse re-
glame ntaria ment e. Este Regist ro deb e cont ar
con u na secció n de queja s con e l fin de r ealiza r
el segu imient o de e sta inst itución contr actua l.
DISPOSI CIÓ N FIN AL
Única
En trada en vigo r
Est a Ley e ntr a en vigor a lo s tre s mese s de su
pub licación e n el D iari Of icial de la G eneralitat
de Catalu nya.
Por tant o, ord eno q ue to dos los ciu dada nos
a los q ue sea d e aplicació n esta Ley coop eren
en su cumplim ient o y que los tr ibun ales y au to-
rida des a lo s que corr espon da la hagan cump lir.
Pala cio de la Gen eralid ad, 29 de diciemb re de
2000
JORD I P UJO L
Pre sident e de la Gen eralid ad de Cata luña
NÚRI A D E G ISPE RT I C ATALÀ
Con sejera de Ju sticia
(00.364.004)
DECRETO
417/2000, de 27 de d iciembre, p or el qu e se esta-
blecen co n carácter de urgen cia las cond iciones
tecnicosan itarias aplicables a los ap aratos y eq ui-
pos d e transferen cia de masa d e agua en co rriente
de aire con produ cción d e aerosoles para la p re-
venció n de la legion elosis.
La le gionelosis e s una e nferme dad ca usada
por la bacteria legionela que se puede presen-
tar de form a espo rádica, co mo casos a islados,
o en forma d e brot es epid émicos qu e pued en
afect ar grup os de pe rsonas d e la comu nidad .
Últ imamen te, se h a consta tado , en gra n part e
deb ido a los n uevos m edios de diagnó stico de
que dispon en lo s servicio s sanita rios a sisten cia-
les, un aume nto en la frecu encia d e ap arició n de
este prob lema d e salud comun itario .
La p reocu pació n socia l gene rada por los br o-
tes co munit ario s de le gionelo sis hace necesa rio
abo rdar, sin demo ras, la r egula ción de las con-
dicion es tecn icosan itar ias qu e de ben cu mplir los
sistem as de clim atiza ción y/o hum idificación del
aire , que deb en ide ntifica rse co mo ve hicula dor es
de e ste micro organ ismo en el medio , dota ndo
así a e ste sect or d e act ividad de m edida s pre ven-
tivas e ficaces cont rasta das de a cuerdo con los
cono cimient os cient íficos actu ales.
La le gionela e s un micro organism o que se
encu entr a mu y exten dido en la n atu rale za aso-
ciado al medio hídrico. E sta b acteria norma l-
men te está prese nte en bajas co ncentr acione s
per o en o casion es pue de co lonizar algun as ins-
tala ciones q ue r equie ran la utiliza ción d e agua
par a su fun ciona mient o, com o es el ca so de las
tor res de refr igera ción y ap ara tos sim ilare s que,
si no t ienen un m ante nimie nto a decu ado, p ue-
den actua r com o po sibles foco s mult iplicad ores
y dispe rsor es de la legion ela e n la m edid a en que
son ca paces d e pr opor cionar le los n utrie nte s y
la te mper atu ra a decu ada para su mu ltiplica ción,
ade más de dispe rsar e l agua cont amina da e n el
aire en for ma de aero soles.
Las t orre s de r efrige ración y los con den sado -
res e vapor ativo s form an pa rte de algu nos sist e-
mas d e climatiza ción que p ueden afectar el
amb iente e xterior median te la ge neració n de
aerosoles, ya que normalmente se ubican en los
teja dos o la s cubie rtas d e los e dificios d e activi-
dad es indu striale s, edificios d e oficina s, etc.
La L ey 14/1986, de 25 de abril, gen eral de
sanid ad, impo ne a la s administ racione s públi-
cas el d eber de lle var a ca bo a ctuacio nes d irigi-
das a la pre venció n de enfer med ades, y co ncre -
tam ente a la p rom oción y mejo ra d e los siste mas
de sa neam ient o, pro visión d e agua y de lo s sis-
tem as de sa neam iento ambie ntal y co ntro l del
aire , la vigilancia sa nitaria y adecua ción a la
salud del me dio a mbien te e n tod os los á mbito s
de la vida.
Sin pe rjuicio de la prob lemática sanitar ia
plan tead a es n ecesa rio te ner en cu enta tam bién
que la Ley 3/1998, d e 27 de febre ro, d e la int er-
venció n int egra l de la A dm inistr ación amb ient al,
que estab lece e l sistema de in terve nción admi-
nistr ativa y d e contr ol de d eter minad as activi-
dad es, gran part e de la s cuales in cluyen e n sus
insta lacion es ap arat os y eq uipo s de t ran sfere ncia
de m asa de a gua en corrie nte de aire co n pro -
ducció n de a ero soles, p osibilita la ad opció n por
par te de la s administ racione s públicas, e n el
ámb ito de su s respect ivas compet encias, de
med idas qu e pr evenga n, min imicen, co rrija n y
cont rolen lo s impacto s que est as activida des
origin en, co n el ob jetivo de a lcanza r un alto nivel
de p rote cción d e las p erson as y gar ant izar la ca -
lidad de vida .
Par a el esta blecimien to de la s medida s de
pre venció n se ha ten ido p rese nte la no rma U NE
100-030-94 “Clim atizació n: guía para la pr even -
ción d e la legio nela e n inst alacion es”, pu blica-
da p or la A sociación Españ ola de Norma liza-