ORDEN VEH/78/2018, de 20 de junio, por la que se dictan las normas para elaborar los presupuestos de la Generalidad de Cataluña para el año 2019.

Sección:Disposiciones Generales
Emisor:Departamento de la Vicepresidencia y de Economía y Hacienda
Rango de Ley:Orden
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

El año 2017 la economía catalana creció un 3,4 %, tres décimas por encima del conjunto de la economía española y un punto por encima de la media de los países de la zona euro. Las principales macro magnitudes evolucionaron favorablemente con un patrón de crecimiento equilibrado entre demanda interna y externa. Esto se ha trasladado al mercado laboral de forma que la ocupación ha seguido creciendo y el paro se ha ido reduciendo a buen ritmo y se sitúa en el 12,6 % de la población activa en el IV trimestre.

En los primeros meses de 2018, la situación continúa siendo positiva, a pesar de los malos pronósticos de algunos organismos a raíz de los acontecimientos políticos ocurridos en los últimos meses de 2017. Así, en el primer trimestre de 2018 el PIB crece un 3,3 % en relación con el primer trimestre de 2017 (cuatro décimas por encima del crecimiento estimado del PIB español). El sector industrial continúa mostrando un notable dinamismo, generalizado por ramas de actividad. La construcción también ha seguido mostrando una fuerte expansión durante los primeros meses de 2018, aunque se detecta una ligera moderación puntual en las compraventas y en los visados de vivienda iniciados. En cambio, la obra pública continúa en 2018 con la recuperación observada en 2017. En cuanto al turismo, se mantiene la tendencia favorable después de los buenos resultados en el conjunto de 2017. En los dos primeros meses de 2018, el gasto turístico aumenta un 11,1 % interanual, por encima del crecimiento del número de turistas, cosa que indica que se está recibiendo un turismo de mayor valor añadido. En la vertiente exterior, las exportaciones mantienen una evolución positiva y aumentan un 4,9 % interanual en los dos primeros meses del año 2018. Las importaciones también crecen a un ritmo notable. En el mercado laboral se observa una evolución muy positiva en los primeros meses de 2018, con un crecimiento de la ocupación (3,3 % en términos interanuales en el primer trimestre, según la EPA). Por lo que respecta a la población en paro, se reduce de forma intensa: un -20,5 %, la caída más intensa en trece años. La tasa de paro en el primer trimestre disminuye hasta el 12,2 %. Finalmente, la inflación ha aumentado un poco y se sitúa en un 1,5 % interanual en el mes de marzo, crecimiento que continúa siendo moderado, en cualquier caso.

Este dinamismo económico no se acaba de trasladar a las finanzas públicas en forma de más ingresos, ni menos necesidades de gasto. Por un lado, el sistema de financiación autonómico está caducado y tiene profundos fallos en su diseño y funcionamiento que hace que los recursos que se asignen a Cataluña estén por debajo de los que le corresponderían, de acuerdo a su contribución a la producción y creación de riqueza. Además, la asignación de los objetivos fiscales (en especial de déficit público) hace que Cataluña tenga que realizar un sobreesfuerzo muy importante para reducir el déficit que no tiene amparo ni en la normativa de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera, ni concuerda con el peso que tiene su gasto en las políticas del estado del bienestar, ni con la situación diferencial provocada por diversos factores, entre ellos el mal funcionamiento del sistema de financiación. Por otro lado, los factores que presionan al alza el gasto están muy relacionados con factores demográficos: aumento de la población en edad de estudiar, envejecimiento de la población, etc. que hace que, con independencia del ciclo económico, la demanda de servicios públicos aumente.

Otro factor relevante que condiciona la elaboración de todo presupuesto público es la existencia de reglas fiscales de obligado cumplimiento, en el marco de la normativa europea sobre estabilidad presupuestaria. Hay que dar cumplimiento a los objetivos de déficit público, deuda pública y regla de gasto. Para el año 2019, el objetivo de déficit es del 0,1 % del PIB (tres décimas menos que en 2018), el objetivo de deuda es del 32,74 % del PIB y la regla de gasto permite un crecimiento del 2,7 % del gasto computable. Por lo que respecta a la regla de gasto, al fijar el crecimiento máximo permitido (sobre la base de la estimación de crecimiento del PIB potencial), el incremento del gasto se desvincula del crecimiento de los ingresos. Los objetivos fiscales para el 2019 son muy exigentes e implican velar por el cumplimiento de la disciplina fiscal, a la vez que piden un esfuerzo de priorización y de repriorización muy importante, de forma que se puedan atender las necesidades con eficiencia y eficacia.

Hace falta, pues, que el dinamismo económico se consolide y que el crecimiento se distribuya de forma equitativa entre los agentes económicos y sociales. Por esto, la intervención pública debe fomentar el crecimiento económico equilibrado y sostenible y debe hacer frente a los retos que tiene la sociedad catalana, a la vez que refuerza la igualdad de oportunidades, reduce los desequilibrios sociales y mantiene la sostenibilidad de las finanzas públicas.

El Decreto legislativo 3/2002, de 24 de diciembre, que aprueba el texto refundido de la Ley de finanzas públicas de Cataluña determina, en el artículo 31, las normas a las que debe ajustarse la elaboración de los presupuestos de la Generalidad de Cataluña.

De acuerdo con este contexto normativo, esta Orden dicta las normas de elaboración de los presupuestos de la Generalidad de Cataluña para el 2019 y establece los criterios generales a los que se debe ajustar la asignación de los recursos públicos, el ámbito institucional, el procedimiento de elaboración y la documentación anexa al presupuesto.

La convocatoria de elecciones al Parlamento de Cataluña el 21 de diciembre de 2017 y la constitución de un nuevo Gobierno el 2 de junio de 2018, han hecho imposible la presentación de los presupuestos de la Generalidad de Cataluña para 2018 en los plazos establecidos. En consecuencia, se ha procedido a la prórroga presupuestaria mediante la Instrucción conjunta de la Dirección General de Presupuestos i la Intervención General 1/2017, por la cual se establecen los criterios de aplicación de la prórroga de los presupuestos para 2017, mientras no entren en vigor los de 2018.

En este contexto, se inicia la elaboración de los presupuestos de la Generalidad de Cataluña para 2019 en el marco normativo constituido por el Estatuto de autonomía de Cataluña, aprobado mediante la Ley orgánica 6/2006, de 19 de julio; el texto refundido de la Ley de finanzas públicas de Cataluña, aprobado por el Decreto legislativo 3/2002, de 24 de diciembre; la Ley orgánica 2/2012, de 27 de abril, de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera aprobada en cumplimiento de las previsiones del marco del Pacto de estabilidad y crecimiento europeo y la Ley 19/2014, de 29 de diciembre, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno.

De acuerdo con las facultades conferidas en el texto refundido de la Ley de Finanzas Públicas de Cataluña, aprobado por el Decreto legislativo 3/2002, de 24 de diciembre, se aprueban las normas siguientes, a las cuales debe ajustarse la elaboración de los Presupuestos de la Generalidad de Cataluña para 2019.

Por todo esto,

Ordeno:

Artículo 1

Criterios generales de presupuestación

1.1 El presupuesto de la Generalidad para 2019 debe dar cumplimiento a los objetivos fiscales de estabilidad y sostenibilidad, así como a la regla del gasto, establecidos en la Ley orgánica 2/2012, de 27 de abril, de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera. Asimismo, debe ajustarse al límite de gasto no financiero que apruebe el Gobierno, de acurdo con los objetivos fiscales fijados para el 2019.

1.2 La asignación de los recursos debe tener lugar en el marco de cumplimiento de la disciplina fiscal, velando por la eficiencia y la eficacia de los recursos públicos. Los criterios de asignación del gasto deben tener en cuenta, prioritariamente, las coberturas sociales en los ámbitos educativo, de salud y de servicios sociales, preservando los derechos de los colectivos más vulnerables. Hay que priorizar, asimismo, las políticas que promuevan la generación de actividad económica y la creación de ocupación de calidad.

1.3 El presupuesto para el 2019 se inscribe en el marco del escenario presupuestario 2019-2022, y cualquier nueva propuesta de gasto o de ingreso debe tener en cuenta el impacto en los ejercicios futuros y su encaje dentro de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA