DECRETO 133/2009, de 1 de septiembre, por el que se otorga la Medalla de Oro de la Generalidad de Cataluña al pueblo de México.

Sección:Disposiciones Generales
Emisor:DEPARTAMENTO DE LA PRESIDENCIA
Rango de Ley:Decreto
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

DECRETO

133/2009, de 1 de septiembre, por el que se otorga la Medalla de Oro de la Generalidad de Cataluña al pueblo de México.

Setenta años después del inicio del exilio republicano, el Gobierno de Cataluña manifiesta su profundo agradecimiento y admiración al pueblo de México por la excepcional generosidad, valentía y fraternidad que hicieron posible la persistencia con dignidad de la nación catalana. La Medalla de Oro de la Generalidad de Cataluña reconoce los servicios extraordinarios prestados al país en los ámbitos político, social, económico, cultural o científico. El pueblo mexicano es merecedor integral de esta distinción, ya que su acogida al exilio republicano tuvo un impacto decisivo en cada una de estas áreas.

Con la represión franquista, la mera existencia de nuestro país se veía amenazada y, en estas circunstancias, muchos catalanes y catalanas se vieron forzados al exilio. La brutalidad fascista habría interrumpido irremediablemente el desarrollo de Cataluña si no hubiera sido por México, entonces presidido por el Sr. Lázaro Cárdenas del Río, que nos extendió una mano generosa en momentos de extrema adversidad.

La dignidad caracterizaba el exilio republicano en México. Mujeres y hombres que huían de la miseria .material, humana y de ideas- encontraron en México un espacio donde volver a ilusionarse por el futuro. El pueblo mexicano supo sumar y no dividir, alimentó sus ramas con la savia que llegaba a bordo del Sinaia , el Ipanema o el Mexique . Desde entonces, miles de historias de vidas enlazarían para siempre los destinos de Cataluña y México.

La fraternidad mexicana se evidenciaba, por ejemplo, en la concesión de la nacionalidad mexicana como protección sin límites a todos los exiliados en el mismo momento en que pisaban tierra mexicana. Es más, en 1940, con la llegada de las tropas nazis, el horror y la muerte volvían a amenazar a los refugiados en el Estado francés. Desde el Gobierno de México, país comprometido con la justicia también fuera de su territorio, el Gobierno francés recibió el anuncio de que los exiliados republicanos que se encontraban en Francia recibirían la protección de la bandera de México.

La generosidad de este pueblo permitió mucho más que una supervivencia al límite de los exiliados; México hizo posible la persistencia del patrimonio nacional y el refuerzo de la cultura catalana. La producción científica e intelectual del país continuó su curso, contando no sólo con la libertad...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA