LEY 18/1998, de 28 de diciembre, de modificación de la Ley 3/1988, de 4 de marzo, de protección de los animales.

Sección:Disposiciones Generales
Rango de Ley:Ley
 
CONTENIDO
Dia ri Oficia l de la G ener alitat d e Cat alunya N úm. 2801 – 8.1.1999 213
LEY
18/1998, de 28 de d iciembre, d e mo dificación de
la L ey 3/1988, de 4 de m arzo, d e protección de
los anim ales.
EL P RESI DE NTE
DE LA GE NE RA LIDA D D E C ATALU ÑA
Sea n otorio a todo s los ciudad anos qu e el
Parlamento de Cataluña ha aprobado y yo, en
nom bre d el Rey y d e acue rdo co n lo qu e esta -
blece el art ículo 33.2 d el E statu to d e au tono mía
de C atalu ña, pr omulgo la siguien te
LE Y
Preámbulo
La p rotecció n de lo s anima les es un o de los
mayo res com etid os pú blicos de la ép oca a ctual.
Por eso, el Pa rlame nto de Cata luña a probó la
Ley 3/88, d e 4 de ma rzo, de p rote cción de lo s
anim ales, qu e dedica el títu lo XII a esta blecer
un la rgo catá logo de infraccion es y sancio nes,
que tiene por objeto garantizar unas mínimas
ate ncione s a los a nimale s, que deb en ser obse r-
vada s por to dos y que afecta n, como ya se se-
ñala en el preámbulo de la Ley, entre otros as-
pect os, el tr ato , la higien e y el t ransp ort e de lo s
anim ales.
Con la finalid ad de h acer e fectivas la s pres-
cripcio nes de l text o lega l, se enco mien da la in s-
pecció n y vigilancia e n esta mater ia a las e nti-
dad es locale s y, en par ticula r, al De part ame nto
de A gricultu ra, Ga nade ría y Pesca . La Ley 3/
1988 fue m odificad a y com plet ada p or la Ley 3/
1994, que fija sistem as de ident ificación obliga -
tor ios par a los a nimale s dom ésticos d e com pa-
ñía, a fin de p ode r ide ntificar a los r espo nsable s
de u n aba ndo no, a sí como lo calizar a los a nima -
les perdidos.
Ya han pasado más de ocho años desde la
pro mulga ción de la Le y 3/1988, y pue de a firma r-
se qu e en lín eas ge ner ales el r esult ado de la Ley
pue de va lorar se com o po sitivo, d ado que e s fácil
const atar co mo se ha instaur ado no rmativa -
men te un régim en ju rídico p rot ecto r de la s con-
dicion es de exist encia de los anima les, con lo
cual se ha sust ituid o la legisla ción a nte rior, pa r-
cial y an ticuad a.
Sin em bargo , se ob serva con u n cier to de sáni-
mo q ue la ap licación pr áctica d e la Ley n o ha
sido t an inte nsa como sería n ecesario , ya que
pro liferan ca da vez m ás condu ctas pr ohibida s
por la Ley, como por e jemplo lo s malos t rato s
o abandonos de los animales de compañía, lo
cual su cede, e ntr e ot ras ra zone s, por que la s dis-
tint as adm inistr acion es pú blicas no dispo nen de
med ios suficien tes pa ra llevar a cabo una vigi-
lancia e inspe cción a decu adas a las ne cesida des
actu ales.
Las a sociacion es de prot ección y defen sa de
los an imales, a sociacion es altr uistas y sin fina-
lidad de lucr o, son e l camino par a conse guir la
adq uisición de los h ábit os socia les pa ra la defen -
sa de los anima les, y pue den y de ben se r unas
colaboradoras inmejorables de la Administra-
ción para perseguir conductas prohibidas por la
Ley, dado que obviamente no serviría de nada
el est ablecim ient o de una se rie d e disp osicion es
nor mativa s pro tect oras si é stas n o van a comp a-
ñad as de la corr espo ndie nte reacció n en caso d e
incum plimiento.
Sin pe rjuicio de las disposicio nes gen éricas
que el mismo art ículo 39 de la Le y 3/1988 esta-
blece en cuanto a la adopción de acuerdos en-
tre el Dep arta ment o de A gricult ura y las cit a-
das a sociacio nes pr ote ccionist as, con la fina lidad
de q ue pa rticipe n en las tar eas de pro tección y
defe nsa de los an imales, e s pre ciso reco noce r a
esta s asocia ciones, e xplícita men te e n la p rese nte
Ley, un in terés le gítimo co lectivo pa ra que se
resp eten las pr escrip ciones le gales, d e ta l forma
que cuan do se pro duzca n las in fraccio nes
tipifica das, pue dan inicia r el pro cedimien to
sancionador mediante la correspondiente de-
nun cia, y ten gan en los pro cedimien tos qu e, si
pro cede, se inicien la cond ición d e inte resa das,
sin ne cesida d de in vocar y acre dita r en cada caso
la con curren cia de d erech o o inte rés con creto
de ningún tipo.
La p osibilidad de iniciar el proce dimient o
sancionador mediante la correspondiente de-
nun cia se ve am parada por el a rtículo 6 d el
De creto d e 9 de no viembre de 1993, sob re el
pro cedimie nto sancio nad or de aplica ción e n los
ámb itos de compe tencia d e la G ener alidad de
Cat aluña , pre cepto que no h ace sino reit erar la
nor mativa co nten ida en la Ley 30/1992, d e ré-
gimen jurídico de la s adm inistra cione s pública s
y del p roced imient o adm inistra tivo com ún.
El a mpar o legal p ara r econo cer a e stas aso -
ciacion es la cond ición de in teresa das se h alla
tam bién en el mismo artículo 31 de la L ey del
Est ado 30/1992, d ado qu e es incu estion able e l
inte rés legít imo co lectivo d e est as asocia cione s
en la buena finalidad de estos procedimientos.
Es p or ello que se est ima con venie nte co nta r
con la colabo ració n y par ticipa ción m ás activa s
de lo s ciudada nos en ge nera l y, más co ncreta -
men te, de las asocia ciones d e pro tección y de-
fensa de los a nimale s.
Ar tículo ú nico. M odificació n de l artícu lo 39
Se añ aden dos ap arta dos a l artícu lo 39 de la
Ley 3/1988, d e 4 de m arzo , de pr ote cción d e los
anim ales, con el siguien te te xto:
“4. Las a sociacion es a q ue se refier e el a par-
tad o 2 tien en la consid era ción de inte resa das en
los pr ocedim ient os sancio nad ore s estab lecido s
en la pre sente Ley, en lo s casos e n qu e ha yan fo r-
mula do la cor respon dient e denu ncia o ha yan
form alizado la comp arece ncia en el expe dien-
te sa nciona dor.
”5. Se est able cerá n por regla men to lo s req ui-
sitos y co ndicion es pa ra p oner de m anifie sto lo s
expe dient es, y ha cer e fectivas la s not ificacion es
y dem ás trá mite s pro cedim ent ales q ue sea n pr o-
cede nte s.”
Por tant o, ord eno q ue to dos los ciu dada nos
a los q ue sea d e aplicació n esta Ley coop eren
en su cumplim ient o y que los tr ibun ales y au to-
rida des a lo s que corr espon da la hagan cump lir.
Pala cio de la Gen eralid ad, 28 de diciemb re de
1998
JORD I P UJO L
Pre sident e de la Gen eralid ad de Cata luña
(98.357.112)
LEY
19/1998, de 28 de d iciembre, sob re situaciones
conv ivenciales de ay uda m utua.
EL P RESI DE NTE
DE LA GE NE RA LIDA D D E C ATALU ÑA
Sea notorio a todos los ciudadanos que el
Par lamen to de Cata luña h a apr obad o y yo, en
nom bre d el Rey y d e acue rdo co n lo qu e esta -
blece el art ículo 33.2 d el E statu to d e au tono mía
de C atalu ña, pr omulgo la siguien te
LE Y
Preámbulo
Al m argen del ma trimo nio y las u nione s es-
tab les de pa reja, la so ciedad ca talana de ho y
pre senta otr as form as de conviven cia de ayud a
mut ua, esp ecialm ente en lo que se refie re a la s
personas mayores que intentan poner remedio
a sus d ificultad es.
En base a l estu dio jur ídico q ue se h a lleva do
a cab o, utiliza ndo dat os esta dístico s fiables y d e
cará cter sociológico y las dive rsas so lucion es qu e
ofre ce el de recho compa rado , que se han a na-
lizado debid amen te, se lle ga al con vencimie n-
to d e que es pr ocede nte estab lecer una r egula -
ción d e las sit uacio nes d e con vivencia de
per sonas q ue, sin const ituir u na fa milia n uclear,
comp arte n un a mism a viviend a, un idas p or vín-
culos d e par ent esco sin lím ite d e grad o en la lí-
nea colate ral, o d e simp le amist ad o co mpañ e-
rismo , y que pon en e n com ún e lementos
pat rimon iales y tr abajo domé stico, con volun-
tad de ayu da mu tua y p erma nencia .
Da do que dichas sit uacion es son mu y hete -
rogé neas y dist intas d e las rela ciones d e pare -
ja, no hay mot ivos par a limita r a dos e l núme -
ro d e sus comp onente s ni para excluir a lo s
her manos q ue const ituyen, p recisame nte, su
núcle o prin cipal.
En la actu al situ ación de e nvejecim ient o pr o-
gresivo de la p oblació n como consecu encia d e
la pr olongació n de la vida y la r educció n de la
nat alidad , una regu lación le gal de signo p rote c-
cionist a, que fome nte e ste t ipo de convive ncia,
pue de re por tar una solución a mu chas p erson as
mayo res, que resue lva sus dificult ades eco nó-
micas y so ciales y evit e su aisla mien to en insti-
tucio nes ger iátrica s.
Est a Ley se articula en nu eve ar tículos, u na
dispo sición t ransit oria , una dispo sición a dicion al
y una disposició n final.
El t rata mien to le gislativo d e est as mod alida -
des d e conviven cia se ha ajusta do al m arco de
las com pete ncias qu e oto rga el a rtículo 9.2 del
Est atut o de auto nom ía de Cata luña en ma ter ia
de co nserva ción, m odificació n y de sarro llo de l
der echo civil p ropio .
Ar tículo 1
Con cepto de la co nviven cia de ayud a mutu a
Las d isposicion es de la pr esen te Le y son a pli-
cable s a las re lacione s de con vivencia de do s o
más p ersona s en un a misma vivienda habit ual
que , sin const ituir una fa milia n uclea r, compa r-
ten, con vo luntad de pe rmanencia y ayu da
mut ua, los ga stos co mune s o el t raba jo do més-
tico, o ambas co sas, tant o si la dist ribución es
igual co mo d esigual y t ant o si la ca rga e conó mica
sólo e s asumida por algu no como si lo es po r
algun os de lo s convivie ntes y la del t raba jo po r
el ot ro u o tros.
Ar tículo 2
Titulares d e la relación
1. Los tit ular es de la s rela cione s de co nviven -
Dia ri Oficia l de la G ener alitat d e Cat alunya N úm. 2801 – 8.1.1999214
cia de ayuda m utua so n per sonas ma yores de
eda d, sin pa ren tesco ent re ella s en la línea rect a,
que pue den se r pa rien tes e n la lín ea cola ter al sin
límite de grad o, o ten er rela ciones de simple
amist ad o co mpañ erismo .
2. El nú mero de co nvivien tes sin el par ent es-
co de finido en el apar tado 1 queda limitado a
cuatro.
3. Que dan e xcluida s de la titu larid ad a la que
hace refer encia e l apar tado 1 la s perso nas con
vínculo s matr imonia les sub sistent es o qu e for-
men una unión estable de pareja.
Ar tículo 3
Con stitución y acreditación
Las sit uacione s convivencia les obje to de la
pre sente Ley d ebe n acre dita rse p or m edio d e la
escrit ura p ública o docu men to p úblico n ota rial
en q ue se for maliza la conviven cia, a pa rtir d e
los cua les tien e ple na e fectivid ad, o p or e l tra ns-
curso de un p eríod o de d os años d e convive n-
cia acr edita dos me diant e acta de no torie dad.
Ar tículo 4
Regulación
1. Los con vivient es pue den esta blece r ver bal-
men te o p or escrit o púb lico o pr ivado lo s pac-
tos r egulad ore s de la co nviven cia, los re spect i-
vos de rechos y d ebere s, incluida s las causas y
nor mas de extinció n de é sta.
2. Los pa ctos p uede n mo dificar se ver balm en-
te, e n docu men to p rivad o o p úblico, se gún se es-
tablezca.
Ar tículo 5
Ex tinción d e la conviv encia
1. Las re lacion es de co nviven cia se e xtingu en
por las siguien tes cau sas:
a) Po r acue rdo d e tod os los con viviente s.
b) Por voluntad unilateral de uno de los
miembros.
c) Por matr imon io o est able cimient o de re-
lación de pa reja esta ble d e un o de lo s convivie n-
tes.
d) Po r defu nción de u no d e los con vivient es.
e) Po r las est ablecid as en e l pacto entr e los
convivie nte s.
2. En lo s supue stos de las letr as b, c, y d d el
apa rtad o 1, la co nviven cia pue de co ntin uar, con
las mo dificacione s que sea n nece sarias en los
pact os regu lador es, ent re los co nvivien tes qu e
no co mpar tan la volu ntad de e xtingu irla, o , si se
da e l caso, en tre lo s no exclu idos po r el ar tícu-
lo 2.3 y los so brevivie nte s. Cua ndo se extin ga la
convive ncia, de be r evoca rse la escritu ra p ública
o do cumen to pú blico no taria l de co nstitu ción.
3. La con tinuid ad de la convive ncia en nin-
gún ca so pue de p erju dicar los der echo s del co n-
vivient e o con viviente s que se hayan apar tado
de ella ni los de los herederos del premuerto.
4. En lo s supue stos d e las le tras a , b, c y d d el
apa rtad o 1, qu edan revo cados lo s pod eres q ue
cualq uiera de lo s miemb ros q ue se a par te de la
convive ncia haya otorga do a favo r del o tro u
otr os o te nga ot orgad os a su fa vor.
Ar tículo 6
Ef ectos de la extin ción respecto a la viviend a
1. Si no ha y pacto , y la ext inción se pro duce
en vid a de todo s los con vivient es, los q ue n o sea n
titu lares d e la vivien da d ispone n de tres m eses
para abandonarla.
2. También en ca so de q ue n o haya pact o, si
la ext inción se p roduce por de función de la
per sona pro pieta ria d e la vivie nda , los con vivien-
tes pueden continuar ocupándola durante seis
meses.
3. Si la per sona m uert a era arren data ria de
la vivien da, lo s convivien tes t iene n de rech o a su-
brogarse en la titularidad del arrendamiento por
el pla zo de un añ o, o p or e l tiem po q ue fa lte pa ra
la exp iración d el plazo co ntract ual, si éste es
infer ior.
4. Las situ acion es de co titu larida d de ben in-
ten tar r esolver se por acuer do de los afect ados
y, si no lo hu biera , deben resolve rse med iante
arb itraje o jud icialme nte. L a re solució n judicia l
pue de dispo ner u na ind emnizació n a favo r de
los con vivientes m ás perju dicado s a cargo d el
otr o u ot ros cot itular es.
Ar tículo 7
Com pensació n econ óm ica por raz ón d el trabajo
Cua ndo la convive ncia se extin gue en vida d e
los con viviente s, el qu e ha tra baja do pa ra e l otr o
u ot ros, sin la d ebida co ntrap resta ción, si por
dicha causa se h a prod ucido u na desigu aldad
econ ómica qu e impliqu e un en rique cimiento
injust o, tien e de rech o a un a com pen sación e co-
nóm ica a car go de l bene ficiado o ben eficiad os,
que debe in tenta r fijarse p or acue rdo de los
afect ados y, en caso de que no ha ya acuer do,
deb e fijarse m edian te ar bitraje o judicia lmen-
te, t enien do e n cue nta la s siguien tes cir cunsta n-
cias:
a) Lo s pacto s previo s entr e las pa rtes.
b) La dedica ción al o tro u otro s.
c) La d uració n de la conviven cia.
d) Lo s medio s econó micos de las par tes.
Ar tículo 8
Pensió n periód ica en caso de d efunció n
1. En ca so de extinció n de la con vivencia por
defu nción d e un o de lo s convivie ntes, e l convi-
vient e o con vivient es que sobre vivan q ue er an
man ten idos to tal o par cialme nte por el pr emue r-
to e n el últim o año de la con vivencia pr evio a
la de función y n o tenga n medio s econó micos
suficien tes par a mant ener se tiene n dere cho a
una pen sión a liment icia, a ca rgo d e los h ere der os
de a quél, p or u n per íodo máximo de tr es añ os,
que debe in tenta r fijarse p or acue rdo de los
afect ados y, en caso de que no ha ya acuer do,
deb e fijarse m edian te ar bitraje o judicia lmen-
te. P ara e stable cer la cuant ía y la d uració n hay
que tener en cuenta:
a) E l coste d el man tenim iento .
b) E l tiemp o en q ue fue m ante nido o man-
tenidos.
c) El ca udal re licto. La capitaliza ción de la
pen sión al in teré s legal d el dine ro no pue de ex-
cede r la mit ad de l valor de l cauda l relicto si los
her edero s son desce ndient es, ascend ientes o
colat era les hast a el se gund o gra do d e con sangu i-
nida d del cau sante , salvo qu e sean m enor es de
eda d o d iscapacit ado s; en e ste ca so el límit e de be
ser la quint a par te de l valor de la h eren cia.
2. No cor respo nde de recho a pen sión si así
se ha pacta do e n el t ítulo d e con stitu ción de l ré-
gimen de con vivencia, si lo hubie ra.
Ar tículo 9
Cadu cidad de accio nes
Las a cciones p ara el eje rcicio de los de rech os
a los q ue se r efiere n los a rtículo s 7 y 8 cadu can
al cab o de un año a co ntar desde e l cese de la
convive ncia.
DISPOSI CIÓ N TRA NSIT ORI A
El t iempo de co nvivencia tra nscurr ido a ntes
de la entr ada en vigor de la prese nte Ley d e los
miem bros d e las situ acion es convive nciales d e
ayuda mutua debe tenerse en cuenta a efectos
del có mput o de lo s dos añ os a los q ue se r efie-
re e l artículo 3, sólo si tod os los convivie ntes
afect ados y, en su caso , los her ede ros d el difu nto
está n de a cuerd o con e llo.
DISPOSI CIÓ N AD ICI ONA L
1. Den tro d el ámb ito de compe tencia s asu-
mida s por la Ge ner alidad en e l mar co de la Ley
14/1996, de 30 d e diciem bre , de ce sión de trib u-
tos d el Est ado a las com unid ades a utó noma s y
de m edida s fiscales co mplem ent aria s, las situa -
cione s de con vivencia de ayuda mutu a tien en,
en r elación con e l impu esto d e suce siones y d o-
nacio nes y resp ecto a las adqu isiciones m ortis
causa de un o de los convivie nte s en la h ere ncia
del o tro, la a similación a los parie ntes d el III
Grupo .
2. A efe ctos de lo estab lecido en el apa rta-
do 1, e l convivien te o convivie ntes su per vivien-
tes d eben acre dita r la exist encia de la conviven -
cia de ayud a mut ua m edia nte la escr itur a pú blica
de fo rmalizació n de la co nvivencia , otorga da,
como mínimo , dos añ os an tes de la mue rte d el
causa nte, o b ien med iante acta de notor iedad
de la convivencia y del tr anscur so del pe ríodo
mínim o de d os año s de ést a.
DISPOSI CIÓ N FIN AL
Est a Ley e ntr a en vigo r al d ía siguie nte d e su
pub licación en el Diari O ficial de la G enerali-
tat de Catalu nya.
Por tant o, ord eno q ue to dos los ciu dada nos
a los q ue sea d e aplicació n esta Ley coop eren
en su cumplim ient o y que los tr ibun ales y au to-
ridades a los que corresponda la hagan cumplir.
Pala cio de la Gen eralid ad, 28 de diciemb re de
1998
JORD I P UJO L
Pre sident e de la Gen eralid ad de Cata luña
NÚRI A D E G ISPE RT I CA TALÀ
Con sejera de Ju sticia
(98.358.033)
LEY
22/1998, de 30 de d iciembre, de la C arta mun i-
cipal de B arcelona.
EL PR ESI DE NTE
DE L A G ENE RA LID AD DE CATAL UÑA
Sea notorio a todos los ciudadanos que el
Par lamen to de Cata luña h a apr obad o y yo, en
nom bre d el Rey y d e acue rdo co n lo qu e esta -
blece el art ículo 33.2 d el E statu to d e au tono mía
de C atalu ña, pr omulgo la siguien te
LEY
Preámbulo
Bar celona , capit al de Cata luña , ha sid o siem-
pre un símb olo de libert ad y pr ogre so. Ciud ad
de co nvivencia , hecha en la plura lidad y d iver-
sidad , ha pr oyect ado al mun do su capacid ad d e
iniciat iva, su voca ción d e mo dern idad y su com -
pro miso so lidar io en la con stru cción d e un
mun do en paz, b asad o en el re speto y la to lera n-