DECRETO 57/2015, de 21 de abril, de regulación de los Premios a la Seguridad Vial que otorga el Servicio Catalán de Tráfico.

Sección:Disposiciones Generales
Emisor:DEPARTAMENTO DE INTERIOR
Rango de Ley:Decreto
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Mediante la Ley orgánica 6/1997, de 15 de diciembre, se transfirieron a la Generalidad de Cataluña competencias ejecutivas en materia de tráfico y circulación de vehículos a motor, concretadas posteriormente mediante los reales decretos 391/1998, de 13 de marzo; 575/1999, de 9 de abril, y 404/2000, de 24 de marzo.

El artículo 164.1, letra c), del Estatuto de autonomía de Cataluña, dispone que corresponde a la Generalidad de Cataluña, en materia de seguridad pública, de acuerdo con lo que dispone la legislación estatal, el control y la vigilancia del tráfico.

Con la Ley 14/1997, de 24 de diciembre, se crea el Servicio Catalán de Tráfico, como organismo autónomo de carácter administrativo, responsable de la ejecución de las competencias de la Generalidad en materia de tráfico, circulación de vehículos y seguridad vial. Concretamente, en ejercicio de sus competencias reguladas en el artículo 2.4 de la mencionada Ley, corresponde al Servicio Catalán de Tráfico promover la educación y la formación vial y fomentar la seguridad vial, en colaboración con instituciones públicas y privadas, y ejecutar los programas de sensibilización ciudadana sobre seguridad vial.

En el ámbito de la seguridad vial, el objetivo estratégico es la llamada visión cero de víctimas mortales y víctimas graves con secuelas de por vida, que la Unión Europea apunta como hito para el año 2050. La Unión Europea plantea una reducción del 50% de víctimas morales en 2020 respecto a las víctimas del año 2010.

Hay que destacar que Cataluña ha ido cumpliendo globalmente los objetivos que hasta ahora han planteado los planes de seguridad vial desde el año 2000. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que dar cumplimiento a los objetivos de visión cero supone un reto cada vez mayor ya que, para alcanzar unos valores cada vez más bajos, habrá que proteger más intensamente a los usuarios más vulnerables, también con fórmulas de autoprotección, incidiendo directamente en la educación vial a lo largo de toda la vida.

Para alcanzar estos objetivos hacen falta la implicación y la coordinación entre las diferentes administraciones y los agentes sociales involucrados en la seguridad vial. En este nuevo escenario estratégico hay que profundizar en la participación activa, más implicación, coordinación y corresponsabilidad de todos estos agentes a fin de contribuir a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA